La NASA usará en 2050 el Sol como lente para un telescopio

La curiosidad del ser humano nos ha llevado a querer saber más a lo largo de los siglos. Primero miramos al cielo, escudriñando sus secretos. Luego llegaron los telescopios, y vimos un poco más lejos y mejor. Los telescopios crecieron, y conseguimos tener alguno fuera del planeta para que la atmósfera no nos tapara detalles. ¿Cuál es el siguiente paso? La NASA ya lo tiene planeado: sacar el telescopio del Sistema Solar y usar el mismo Sol como “lente”.

Lente gravitacional

No sólo es curiosidad: poder llegar a “ver” más lejos y mejor nos puede llevar a ese descubrimiento tan esquivo, pero tan buscado. Queremos saber si hay algún planeta parecido a La Tierra en el universo. Donde pudiéramos vivir, llegado el caso, y donde quizás haya alguna forma de vida.

De acuerdo con la Teorí­a de la Relatividad de Einstein, la masa de un objeto dobla el espacio a su alrededor por efecto de la gravedad. Los objetos que viajan por ese espacio, y la luz también, ven desviado su camino debido a la gravedad. Si algo es capaz de desviar la luz, actúa como una lente, y esa “lente gravitatoria” será más potente cuanto mayor sea el objeto.

Sol lente gravitacional

El Sol como lente gravitacional para un telescopio gigante (Claudio Maccone-NASA)

Los astrónomos vienen aprovechando este efecto desde hace años, para potenciar el efecto de los telescopios actuales. Así­ se descubrió el exoplaneta Kepler 452b, que está a centenares de años luz de nosotros. El Sol es el mayor objeto cercano a nosotros, y el plan consiste en usarlo como lente para el mayor telescopio existente.

Telescopio interestelar

Galileo descubrió hace 400 años cómo usar una lente de cristal para hacer un telescopio astronómico. Y descubrió que, además de la lente, hace falta distancia para enfocar. Él pudo usar un tubo, pero para usar el Sol como lente (gravitacional) hay que irse proporcionalmente muy lejos. El foco estarí­a… en pleno espacio interestelar.

Este proyecto ha sido desvelado en una reciente conferencia de la NASA: “La visión de la ciencia en 2050”. Allí­ los cientí­ficos mostraron que según sus cálculos habrí­a que situarse a 550 Unidades Astronómicas (UA) de lejos. Cada UA es la distancia entre el Sol y la Tierra, y la nave que más lejos tenemos ahora mismo es la Voyager 1. Se lanzó en 1977 y ahora mismo, 40 años después, está a 137 UA de distancia. Hay que irse, pues, muy lejos para poder usar este telescopio.

A pesar de esa dificultad, las ventajas de ese telescopio interestelar son grandes. Ahora mismo cuesta mucho distinguir los nuevos exoplanetas de su estrella. Con el Sol como lente gravitacional, ese lejano telescopio podrí­a ver los exoplanetas mucho mejor. Incluso mejor de lo que vemos ahora Marte desde el Hubble, en el espacio. En lugar de unos pí­xeles, como ahora, verí­amos imágenes de hasta 1 MP: se distinguirí­an formas de 10 kilómetros en la superficie. También se podrí­a analizar mejor su quí­mica, con espectroscopia. Y eso, desde hasta 100 años luz de distancia… estaremos más cerca, aunque lejos.

Marte desde el Hubble

Marte visto desde el Hubble. Con el Sol verí­amos planetas a 100 años luz, tres veces mejor.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,