Juegos PC, Videojuegos|8 febrero 2017 7:55 pm

Zero Latency, la realidad virtual convertida en una sala recreativa


zero latency

Aunque ya lleva varios meses funcionando a modo de prueba, Zero Latency se ha presentado hoy mismo en sociedad en Madrid. Se trata de un lugar donde la realidad virtual es la reina de la pista. Una suerte de espacio recreativo en el que introducirse dentro del juego. La inversión es casi total, y la experiencia intensa. Un lugar donde el usuario participa activamente en el juego, moviéndose por su entorno y disparando con su propio arma impresa en 3D. Eso sí, todo de forma segura y virtual.

Por 35 euros por persona es posible disfrutar de la experiencia que Zero Latency ofrece, y que dura alrededor de una hora. Media hora dentro del simulador propiamente dicho. Un precio que puede antojarse algo elevado, pero que ofrece sensaciones casi reales en un espacio de 200 metros cuadrados.

Ya disponible en Madrid

Zero Latency llega desde Melbourne, Australia, donde se inauguró este sistema en 2015. Ahora, la empresa asturiana 7fun se ha hecho con la licencia de explotación para toda Europa, comenzando por España, en Madrid, concretamente. Aquí, un espacio de juego amplio da pie a que hasta seis personas se enfrenten, en equipo y a la vez, a diferentes hordas de zombies. De momento, la única experiencia disponible, aunque ya se están probando dos opciones diferentes enfocadas al disfrute de toda la familia.

zero latency

Su Director de desarrollo en Europa, Alberto Marcos, ha podido mostrarnos de primera mano el espacio y el equipo que forma este nuevo modo de entretenimiento. Gracias a la tecnología OSVR, sobre la que se basa el sistema de Zero Latency, es posible procesar toda la información que se lleva a cabo en el entorno para que cada jugador vea el mundo virtual en el que se está moviendo, además de a sus compañeros. El resto de la experiencia la brindan aparatos gaming como un ordenador AlienWare y auriculares Razer.

Una experiencia inmersiva

La sala de juego, en penumbra, cuenta con una estructura superior de sensores que detectan la posición de cada jugador gracias a las luces incorporadas en el casco de realidad virtual y en las armas que porta cada uno. Esta información se procesa en una sala contigua y se envía mediante WiFi a las mochilas que llevan los jugadores. En ellas se portan ordenadores AlienWare dedicados al gaming (juegos) pero modificados para esta experiencia. Estos ordenadores, que no suponen más de 5 kg de peso, procesan los datos y renderizan la imagen en 360 grados que los jugadores ven en las gafas conectadas. Un proceso de cálculo que se completa en tan solo 1 segundo. Es decir, sin latencia. Zero Latency. Con ello se consigue erradicar las sensaciones de mareo y nausea que hacía imposible de disfrutar de esta experiencia hace unos años.

Las partidas, de media hora de duración, suponen un esfuerzo físico para los jugadores. Además del entorno por el que moverse libremente, la tensión que supone el acoso constante de los zombies es capaz de agarrotar los músculos. Ahora bien, la adrenalina, los gritos y la camaradería hacen que la experiencia sea realmente divertida, aunque extenuante. Tan solo el peso de la mochila y la constante presión de las gafas de realidad virtual pueden hacerlo algo menos llevadero. Sin embargo, la inmersión es casi completa, olvidándose de que se está en una sala libre de objetos y mobiliario.

Y decimos que la inmersión es casi completa porque el propio juego cuenta con sus barreras de seguridad. Elementos necesarios pero que hacen que el jugador vuelva al mundo real si se encuentra cerca de las paredes, demasiado cerca de otro jugador o en una situación de riesgo. Una malla roja o un radar aparecen en estos momentos para alertar del peligro al jugador. Si existe algún problema, la experiencia se pausa para solventarlo y volver a la partida de forma segura.

Mucho más por ofrecer

Gráficamente puede mejorar, como todos los títulos de realidad virtual. No hay que olvidar que los ordenadores deben procesar una gran cantidad de datos y renderizar el entorno según la posición en la que se encuentra el usuario. Claro que, una vez dentro del juego, estos detalles pasan a segundo plano.

De momento Zero Latency en Madrid solo permite jugar partidas de hasta seis jugadores. Aunque su tecnología permite retransmitir en directo a través de plataformas como Twitch o competir contra jugadores de otros centros de la franquicia sitos en Melbourne, Tokio u Orlando. Y es que, esta plataforma está dando aún sus primeros pasos en España, aunque la experiencia es satisfactoria en sí misma tal y como es, aunque con mucho más que ofrecer.

Etiquetas:

Dejar un Comentario