netflix canon digital

El Gobierno español se plantea imponer un canon digital a Netflix y a otras plataformas de contenidos legales. La propuesta figura en el nuevo borrador del proyecto de Real Decreto”“Ley que modificará la actual Ley de Propiedad Intelectual.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

La propuesta ha causado indignación entre las asociaciones de internautas, que consideran que la medida es abusiva e injusta.

Vuelve el canon digital, pero para plataformas legales

El canon digital mantuvo abierto un gran debate sobre la piraterí­a durante años. Los compradores de soportes fí­sicos como CD o DVD estaban pagando, por cada unidad, un pequeño recargo en forma de canon para las asociaciones de protección de derechos intelectuales.

El objetivo del Gobierno en aquel momento era luchar contra la piraterí­a y, de algún modo, contribuir a mantener los ingresos de los autores para compensar las pérdidas por descargas y grabaciones ilegales.

Esto se aplicaba sobre todo a la música y a las pelí­culas o series, que empezaron a conseguirse mediante descargas ilegales por Internet.

cd dvd canon digital

Lo más indignante de aquel canon es que en todo momento era necesario pagarlo, sin importar el fin que fuéramos a darle a ese CD o DVD. Es decir: un usuario que lo comprara para hacer una copia de seguridad de sus fotos de familia (algo que no infringe ninguna normativa de derecho intelectual) debí­a asumir ese extra, como si en realidad fuera a usar el disco para grabar una pelí­cula descargada ilegalmente.

La nueva propuesta del Gobierno español va mucho más allá y va a causar más indignación, porque pretende imponer un canon a las plataformas legales. Nos referimos, por tanto, a servicios como NetflixHBOAmazon Video.

spotify canon digital

Estas empresas, al igual que otras que ofrecen contenido a través de plataformas legales (como Spotify, en el caso de la música) ya pagan a las distribuidoras por los contenidos. No tiene ningún sentido obligar al usuario a pagar un extra para luchar contra la piraterí­a… ¡si precisamente ese usuario está pagando por acceder a contenido de manera legal!

Un nuevo concepto de copia privada

La clave de la modificación en el borrador de la nueva ley está en la definición de “copia privada”. En concreto, el texto entiende que una copia privada también puede ser una descarga de contenido desde una plataforma legal, incluso aunque el usuario no tenga ninguna intención de lucrarse con ello.

Por tanto, si te descargas un capí­tulo de una serie de Netflix para verlo en el móvil, ya entras en esa categorí­a, y corresponderí­a pagar el canon.

Si esta normativa llega a entrar en vigor, serán las propias compañí­as las que asumen el gasto del canon, aunque es probable que las cuotas mensuales por el servicio también aumenten para los usuarios.

No cabe duda de que el Gobierno se plantea contentar de algún modo a las asociaciones de derechos de autor, que en el pasado se vieron salpicadas por escándalos de corrupción y de prácticas abusivas. Y, como siempre, el que paga es el usuario final… ¡el que paga los contenidos de forma legal!