ropa inteligente

La tecnologí­a aplicada a la ropa y a los accesorios wearables (como relojes inteligentes, por ejemplo) no para de progresar. La nueva tendencia podrí­a ser fabricar prendas con sensores capaces de identificar enfermedades incluso antes de que se manifiesten.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

A esa conclusión han llegado un grupo de cientí­ficos después de comprobar el valor de la información que pueden ofrecer las pulseras de actividad, los monitores de frecuencia cardiaca o los relojes inteligentes para entender las condiciones de salud de los usuarios y su evolución en el tiempo.

¿Te cubrirí­as el cuerpo de sensores para detectar enfermedades prematuramente?

El Centro de Genómica y Medicina Personalizada de la Universidad de Stanford ha realizado un estudio con 60 personas conectadas a una gran cantidad de dispositivos inteligentes con sensores para medir numerosos parámetros relacionados con la salud. En total, se recopilaron más de 250.000 medidas cada dí­a, como la frecuencia cardiaca, el nivel de oxí­geno en la sangre, actividad diaria y horas de sueño.

ejercicio salud

Los expertos de la Universidad de Stanford crearon una lí­nea base de referencia, con los valores estándar para esos individuos, y a partir de ahí­ se encargaron de investigar la evolución en el tiempo. El objetivo era encontrar posibles cambios en esos patrones para detectar enfermedades incluso antes de que llegaran a manifestarse.

El doctor Michael Snyder, director del centro, explica que un coche tiene alrededor de 400 sensores para identificar rápidamente si algo no va bien, y que de la misma manera podemos imaginar un futuro en el que nuestro cuerpo estará completamente cubierto de sensores. Una manera de conseguirlo serí­a la utilización de prendas de ropa inteligentes: camisetas, pantalones y accesorios con sensores de actividad, de oxí­geno en sangre, de ritmo cardiaco, etc.

Además, toda esa información se volcarí­a en el smartphone, que se convertirí­a en el centro principal de control de salud y en una buena herramienta para detectar riesgos de enfermedades.

Las alteraciones en el ritmo cardiaco son un buen indicador

Tanto el propio Snyder como otros participantes pudieron comprobar que los cambios en determinados parámetros (especialmente, en la frecuencia cardiaca) indicaban la llegada de enfermedades incluso antes de que se detectaran sí­ntomas como la fiebre o el malestar.

smartwatch salud

Sin embargo, los expertos advierten de que la información que proporcionan los gadgets de salud no es suficiente para que los usuarios puedan realizar un auto-diagnóstico correcto. El avance en estas tecnologí­as tendrí­a que ir acompañado de un mayor nivel de educación sanitaria entre la población para permitir un uso razonable de esos datos.

En cualquier caso, siempre hay que acudir a un médico para recibir diagnósticos y tratamiento, y también es importante desconfiar de los dispositivos que utilizamos a diario, ya que cualquier pulsómetro o reloj de actividad no va a tener la misma fiabilidad que cualquier aparato especí­fico del personal sanitario.

Otras noticias sobre...