Loewe, conocida marca alemana, cuenta con televisores para todos los gustos y bolsillos. Aquellos que quieren calidad de imagen, un gran diseño del aparato y algunas caracterí­sticas exclusivas pueden centrar su atención en el Loewe Bild 7. Un televisor que sobresale por su peana mecanizada, el aspecto del que se ha dotado sus formas y, por supuesto, por la calidad de imagen de su panel OLED.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Existen dos modelos de este televisor, los cuales se diferencian por el tamaño de su diagonal: de 55 y de 65 pulgadas. Sin embargo, ambas cuentan con las mismas caracterí­sticas. En su pantalla encontramos un panel de tecnologí­a OLED que es capaz de gestionar cada uno de los pí­xeles que forma la imagen. De esta manera, para crear el color negro es posible apagar dichos pí­xeles, en lugar de mantenerlos iluminados como ocurre con los televisores LCD. Esto se traduce en negros más ní­tidos que ayudan a dar más detalle y definición a la imagen. Y no solo eso, gracias a la tecnologí­a HDR es capaz de mostrar imágenes de forma más realista, con un contraste dinámico que ayuda a ver las zonas oscuras y las claras dentro de un mismo plano sin perder detalle. Por supuesto, no hay que pasar por alto que es un televisor 4K, es decir, capaz de reproducir imágenes hasta cuatro veces más definidas que en Full HD, siempre y cuando el contenido tenga esta calidad.

Tampoco falla en el aspecto de la conectividad, y presenta puertos USB, HDMI y de Internet para llevar a esta pantalla cualquier tipo de contenido, desde una pelí­cula en un USB hasta una serie con toda clase de alardes técnicos visuales a través de Internet. Para algunas de estas funciones, Loewe ha introducido una galerí­a de aplicaciones con las que dar acceso a servicios como Tidal al usuario directamente con el mando, pudiendo incluso anclar una página web a la pantalla de inicio del televisor.

De esta familia sorprende la mencionada peana mecánica. Ésta permite elevar la pantalla sobre la barra de sonido de nueve altavoces para quedar configurada para su uso. Al apagar la pantalla, esta desciende y oculta y protege los altavoces. Pero no solo eso, también es posible girar la pena directamente desde el mando, todo ello pudiendo colocar lí­mites para evitar que choque contra muebles cercanos.

El televisor Loewe Bild 7 se puede comprar 5.000 euros en su tamaño de 55 pulgadas, y por 7.000 euros si se opta por su versión de 65 pulgadas.

minipost loewe bild 7