casa impresora 3D

¿Te imaginas construirte una casa por menos de 40 euros? Esto es lo que pretenden conseguir una startup italiana llamada Wasp con su impresora 3D de 12 metros de largo. Se trata de un proyecto muy ambicioso, que generarí­a con barro y adobe viviendas con estructuras circulares de 6 metros de diámetro. Este tipo de construcciones estarí­an muy indicadas en aquellos lugares donde se han producido desastres naturales, como terremotos o huracanes, y se pretende reconstruir la zona en poco tiempo y de forma económica.

A veces reconstruir una zona después de una catástrofe natural no es nada sencillo. En muchas ocasiones son cientos las personas que tienen que vivir durante mucho tiempo en carpas o realojarse en lugares de paso, hasta que pueden volver a disfrutar de su casa o de una vivienda digna. Para amenizar la espera y con un presupuesto de solo 35 euros, la startup italiana Wasp habrí­a creado una impresora 3D gigante (de 12 metros de largo y 7 de ancho), que edificarí­a casas únicamente empleando dos materiales: barro y paja. Básicamente, tal y como ha explicado el CEO de la startup, Gianluca Pugliese, se necesitarí­a un equipo formado por cuatro personas para montar la máquina, para lo que se tarda dos dí­as, y ponerla en funcionamiento.

Esta impresora 3D irí­a a un ritmo de trabajo de 50 metros al dí­a, por lo que levantarí­a la estructura principal de una casa en solo una semana. El objetivo serí­a el de crear una estructura en forma circular, de 6 metros de diámetro y 4 de altura, que estuviera hueca en su interior y no tuviera techo. Pugliese ha informado que el tejado serí­a acoplado en último lugar, adaptándolo a los requisitos urbaní­sticos de la zona donde estuviera ubicada la casa. Si todo esto sorprende, más emocionante aun es saber que se puede disponer de esta estructura por solo 35 euros, y, como decimos, además en tan poco tiempo.

El experto también ha comentado, que la estructura sale de la impresora sin puertas ni ventanas. Estos elementos serí­a necesario añadirlos después, una vez que se haya cortado el adobe. En cualquier caso, se estarí­a trabajando en una mejora de la técnica que permitiera más adelante integrar las aberturas en el proceso. En cambio, la impresora sí­ fabricarí­a unos salientes que estarí­an repartidos por toda la superficie exterior de la casa. En ellos se podrí­an colocar plantas, que secan el barro, o una huerta vertical para cultivar alimentos.

Para este proyecto, Wasp no solo tendrí­a en el tintero esta súper impresora 3D. Llegarí­a acompañada a su vez de dos más pequeñas, que se encargarí­an de convertir la chocita de barro en una vivienda en condiciones. Hablamos de una impresora 3D de 3 metros de alto, encargada de montar los muebles con materiales de plástico, y de otra más pequeña que fabricarí­a la vajilla. La empresa italiana ya ha construido para empezar una de estas viviendas, ubicada en su sede de Massa Lombarda. Su propósito es el de conseguir pedidos de varios paí­ses del mundo y crear un pueblo entero.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...