megauploaorg

Megaupload, quién te ha visto y quién te ve. Una de las plataformas con más calado de la historia de Internet, alojamiento para millones de archivos de todo tipo, algunos legales y una gran mayorí­a contenido pirata. Hace unos años, el FBI consiguió echar abajo este servicio y bloquear las cuentas de miles y miles de usuarios.

Una de las medidas que se tomaron contra Megaupload incluí­a que el Gobierno de Estados Unidos se quedase con varios de los dominios que pertenecí­an a Kim Dotcom. Casi cinco años después, las autoridades siguen controlando estos dominios pero parece que no lo han gestionado muy bien ya que el dominio ahora se encuentra en el alojamiento de una página porno.

El pasado mes de diciembre, un juez perteneciente al Tribunal del Distrito de Nueva Zelanda dictaminó una sentencia que permitirí­a que Kim Dotcom y sus socios de Megaupload fueran extraditados de cara a ser juzgados en Estados Unidos por los delitos de los que se les acusa pero por el momento las cosas siguen como estaban: paradas.

Algunos de los activos pertenecientes a las empresa están retenidos por las autoridades estadounidenses, entre ellas dinero en efectivo, automóviles y varios dominios de la empresa como Megastuff.co, Megaclicks.org, Megaworld.mobi, Megaupload.com, Megaupload.org, y Megavideo.com.

La mayorí­a de estos dominios están llenos de anuncios, incluyendo Megastuff.co, Megaclicks.org, y Megaworld.mobi y otros, como el propio Megaupload.org alberga, como decí­amos al comienzo, una página de carácter pornográfico.

El asunto es que si estas páginas están bajo el control de los agentes del FBI, concretamente de la brigada antipiraterí­a, ¿cómo han permitido que el dominio albergue contenido pornográfico?

FBI_Anti-Piracy_Warning

Pero algo como esto no es la primera vez que sucede ya que, hace un años, el dominio principal de Megaupload,  también bajo la custodia del FBI terminó albergando páginas que contení­an anuncios de estafa insidiosos además de publicidad de malware. Pocos meses después de que esto saliera a la luz, el FBI eliminó todos estos dominios con el fin de que no pudieran ser adquiridos por terceros.

Pero uno de estos estos dominios, Cirfu.net, expiró hace algunos dí­as y rápidamente se adquirió por terceros. Realmente no hay mayor trascendencia en todos estos hechos más que la evidencia ante la que queda el FBI al permitir que dominios de una empresa que se encuentra en un proceso judicial y penal, salgan de nuevo a la red albergando este topo de contenidos. Tanto es así­ que el propio acusado, Kim Dotcom ha declarado sobre el asunto y las palabras que ha utilizado son bastante duras y sarcásticas contra las autoridades norteamericanas: “El manejo del dominio Megaupload por parte del FBI es un reflejo de todo lo que viene aconteciendo respecto al caso: poco profesional”, declaraba el fundador de Megaupload a la prensa.

Lo que está claro es que el FBI no está sabiendo gestionar el asunto de los dominios nada bien, es tan sencillo como controlar desde el servidor en qué estado se encuentran los dominios y estar pendiente de que no expiren, para mantenerlos siempre en vigor bajo su poder. Pero parece ser que no están todo lo pendientes que deberí­an y los dominios acaban en manos de terceros y, en casos como éste, alojando porno.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...