Baño Google

Ahora que ya tenemos teléfonos inteligentes, televisores inteligentes, relojes inteligentes y varios objetos más de uso diario, el nuevo reto de las empresas tecnológicas es convertir en inteligente nuestra casa. Google es una de las empresas que parece decidida a hacerlo posible, sin dejarse ni siquiera el baño. La compañí­a norteamericana ha presentado una serie de patentes en las que se puede ver cómo la empresa integrarí­a una serie de sensores en algunas partes del baño para controlar nuestra salud. Vamos a ver qué se les ha ocurrido.

La empresas tecnológicas llevan muchos años “volviendo inteligentes” a muchos de los objetos que utilizamos habitualmente. Todos los usuarios estamos ya acostumbrados a utilizar smartphones y televisores que incluyen algún sistema operativo, y últimamente empezamos a llevar los llamados wereables, o tecnologí­a para llevar. También los electrodomésticos empiezan a ofrecer algunas funciones que los convierten en más inteligentes. Sin embargo, todaví­a queda mucho camino por recorrer para que tengamos casas realmente inteligentes. Si bien es cierto que la domótica es un buen comienzo, Google parece querer ir más allá.

La compañí­a de Mountain View ha presentado una serie de patentes que describen un baño inteligente que nos ayudará a cuidar nuestra salud. La compañí­a propone instalar una serie de sensores situados en diferentes partes del baño, como el asiento del inodoro, la alfombra del baño, la bañera o el espejo, para ayudarnos a tener un mayor control del seguimiento de nuestra salud.

Baño Google

Por ejemplo, la patente describe alfombras de baño con sensores que serí­an capaces de medir el ritmo cardí­aco a través de patrones eléctricos del cuerpo. Otra aplicación que podemos ver en la patente presentada por Google es un espejo con cámara incorporada, la cual serí­a capaz de detectar cosas como variaciones de color de la piel. La patente muestra, incluso, como la compañí­a pretenderí­a colocar sensores en el inodoro, los cuales serí­an capaces de detectar la presión arterial. También podemos ver en los dibujos que acompañan a la patente como se colocarí­an algunos sensores en la bañera, creando así­ una bañera con ultrasonidos que podrí­a realizar ecografí­as. Además de la presión arterial y la frecuencia cardí­aca, la compañí­a asegura que podrí­an utilizarse sensores también para monitorizar el sistema nervioso, endocrino y los sistemas musculares.

La información recogida por todos estos sensores se enviarí­a a nuestro smartphone y desde este se podrí­a enviar directamente a nuestro centro médico, incluso pudiendo lanzar una alerta si alguno de los datos recopilados muestra una emergencia. Google asegura que estos sensores podrí­an proporcionar datos mucho más valiosos que los que se pueden obtener en una consulta médica, ya que el registro se realizarí­a todos los dí­as en lugar de una vez cada varios meses.

Como es lógico, que se presente una patente no quiere decir que finalmente se convierta en un producto final. Las compañí­as tecnológicas están desarrollando constantemente nuevas ideas, pero no todas llegan a convertirse en productos a la venta. No obstante, queda claro que Google está muy interesada en el campo de la salud.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,