LG 360 VR

La realidad virtual es la próxima barrera. Un mundo con infinitas posibilidades que por fin comienza a hacerse realidad, después de muchos intentos fallidos (hasta Nintendo lanzó una consola que querí­a adentrarse en este campo hace más de una década). LG quiere dar su propia alternativa con su LG 360 VR, sus primeras gafas pensadas para usarse de forma exclusiva con el LG G5. Al contrario que las gafas de Samsung Gear VR, este gadget cuenta con sus propias pantalla LCD para cada lente y se conecta al teléfono a través de cable. Además, la compañí­a ha querido destacar la ligereza de su diseño con poco más de 100 gramos de peso, mucho menos que otros rivales del mercado. El precio de las LG 360 VR se sitúa en los 300 euros. Hemos tenido la ocasión de probar estas gafas en profundidad, te contamos nuestras impresiones.

LG 360 VR

Un diseño ligero y delgado… Con muchos peros

Y empezamos, precisamente, por uno de los aspectos en los que más ha querido incidir LG. Sus gafas LG 360 VR sorprenden por su ligereza y por su formato delgado, cuando las comparamos con otras propuestas del mercado. De hecho, en su propio ví­deo de presentación se quiso defender la comodidad con la que se pueden usar estas gafas en cualquier parte. Y las cifras parecen avalarlo. Tan solo 116 gramos y unas dimensiones de 164.1 x 185.6 x 45.9 milí­metros. Para conseguir estas medidas, se ha optado por desplegar unas lentes propias y no usar la propia pantalla.

Pero ahí­ acaba el espejismo. En nuestra opinión, LG ha querido diferenciarse tanto del diseño de otras gafas como las de Samsung que ha sacrificado algunos aspectos fundamentales en la construcción de su equipo. Empezando por el material usado. Las gafas de la compañí­a coreana están hechas de plástico. Eso no es necesariamente malo, pero lo cierto es que genera una sensación un tanto endeble (probablemente por la impresión de estar ante varias piezas unidas de forma poco natural). De hecho, las patillas no parece que vayan a aguantar mucho en el caso de que se ejerza presión sobre ellas o si el primo patoso de turno se pone a jugar con las 360 VR.

Impresiones al margen, el gran problema de las gafas LG 360 VR está en el hecho de que no son capaces de cubrir todo nuestro espacio de visión al llevarlas puestas. La compañí­a ha desarrollado una cobertura de goma con unas pestañas pequeñas que se enganchan a las gafas y son las responsables de disminuir la luz que pueda entrar dentro. Pero ni su diseño nos parece muy acertado (su color y el tacto aterciopelado le restan brillo al resultado final, además de que terminan doblándose y dejando zonas en las que no está del todo sellado) ni cumplen con su cometido por completo.

LG 360 VR

Es decir, que si durante la experiencia miras hacia abajo verás que puedes seguir mirando “al mundo real”. Algo que dificulta la experiencia de sumergirte en el universo de la realidad virtual. Además, ese mal sellado también provoca que entre luz dentro del espacio de las gafas, y haga que la imagen se vea de forma menos ní­tida.

Otro de los aspectos que deja una sensación agridulce es el modo en el que se han pensado las lentes. Cada una de ellas cuenta con una rueda para manejar la distancia focal y centrar la imagen de forma individual. En principio, una noticia excelente para las personas que tienen diferentes dioptrí­as en cada ojo (entre las que me incluyo) y que nos permite ajustar la imagen de una forma más especí­fica. Claro que a la hora de la práctica esta idea no se traduce tan bien. Y es que el proceso para encontrar la imagen perfecta resulta complejo y probablemente te vaya a hacer perder bastante tiempo. El hecho de que las ruedas estén rodeando las lentes provoca que tengamos que hacer malabarismos para ajustarla con las gafas puestas. O bien, quitarte las gafas cada vez para ir probando distintos puntos de la rueda y enfocar así­ la imagen. No parece el sistema más cómodo, aunque la idea que subyace nos parece muy interesante.

Las propias lentes se pueden mover de forma horizontal para adecuarse mejor a la forma de nuestra cabeza y a la separación de los ojos. Hablando de lentes, las de las gafas VR de la compañí­a coreana se valen de un panel de tipo IPS LCD con tamaño de 1,88 pulgadas y resolución de 920 x 720 pí­xeles por cada una. Es decir, que la resolución de estas gafas está un paso por debajo de lo que podemos experimentar en rivales como las Samsung Gear VR. Además, echamos en falta un mayor ángulo de visión, ya que los 80 grados se quedan un poco cortos en ocasiones.

LG 360 VR

Aplicaciones para adentrarse en el mundo de la realidad virtual

¿Y qué hay de las aplicaciones? Enseguida se hace evidente que LG solo ha comenzado a adentrarse a este mundo, con un catálogo bastante reducido de opciones para hacernos disfrutar de la realidad virtual. Para poner en marcha las gafas LG 360 VR, se utiliza la aplicación “LG Friends”. Se trata de una herramienta que ya aparece preinstalada en el G5 y que tiene una interfaz bastante atractiva y fácil de usar. De hecho, uno de los puntos positivos de esas gafas es que tanto su reconocimiento como su puesta en marcha son rápidos.

Una de las buenas noticias que nos dejan las 360 VR es la inclusión de una app de YouTube para poder ver la colección cada vez más extensa de ví­deos de esta plataforma. Además, junto a estas gafas también se ha comenzado a comercializar una cámara capaz de grabar ví­deos y tomar fotos en 360 grados. Gracias a ello, nos será posible inmortalizar nuestros recuerdos más preciados en 360 y rememorarlos cada vez como si realmente estuviéramos allí­.

La principal herramienta entre las desplegadas por LG es Jaunt. Se trata de un portal con todo tipo de contenidos, que se agrupan en cuatro grandes grupos: Viajes, Pelí­culas, Música y Deportes. Como era de esperar, en el primer caso Jaunt nos lleva a rincones de todo el mundo, como por ejemplo Jerusalén, Machu Picchu o el Nepal. Dentro de la zona de pelí­culas tenemos una selección de diferentes cortos que se han grabado en 360. Personalmente, uno de mis preferidos es Kaiju Fury, aunque creo que Google está un paso por delante con su último corto en 360 con una temática similar (y que puedes experimentar desde el móvil sin necesidad de gafas). Por cierto, puedes ver este ví­deo a través de la app de YouTube. Los otros dos campos son el de música, con experiencias de conciertos de artistas de la talla de Paul McCartney, o deportes. Eso sí­, de momento no hemos encontrado contenidos de fútbol.

Además de estas aplicaciones, también tenemos acceso directo a apps propias del teléfono, como por ejemplo la galerí­a de fotos y ví­deos. Aquí­ nos ha gustado de forma especial la forma en la que se visualizan las fotos, ya que para pasar entre ellas basta con deslizar el dedo sobre la pantalla del móvil a un lado o a otro. Eso crea una experiencia bastante cómoda y atractiva. Dentro de la configuración de las gafas, podemos escoger entre dos fondos diferentes. Lo último que nos gustarí­a destacar a nivel de software es la opción de recibir las notificaciones del LG G5 sin tener que abandonar la experiencia de la realidad virtual. Por ejemplo, los mensajes de WhatsApp aparecen en pantalla en pequeño y son perfectamente legibles. Sin duda, un añadido interesante.

LG 360 VR

Manejo a través del móvil

Las gafas de realidad virtual LG 360 VR funcionan gracias al procesador y las aplicaciones instaladas en nuestro LG G5. Para funcionar, se conectan directamente a través del puerto USB de tipo C. Eso significa que, a priori, no tendremos ningún problema para seguir usando estas gafas con nuevas generaciones de LG G o bien con otros modelos que la compañí­a haga compatibles con este accesorio. Y sin importar el tamaño del smartphone, algo que sí­ es una mayor preocupación en las gafas de Samsung. Para solucionar este problema, la compañí­a de los Galaxy optó por un diseño más grande que pudiera adaptarse para usar móviles de distinto formato. En el caso de las gafas de LG, no se tiene este problema.

Las LG 360 VR se pueden manejar a través del móvil y la vista o con dos botones fí­sicos que se encuentran en la parte superior de las gafas (y con la vista). Esta segunda opción es muy similar a la que nos ofrece las gafas de Samsung Gear VR, mientras que la opción de usar el LG G5 ofrece otro nivel de comodidad. Resulta realmente ágil poder movernos en la galerí­a con solo desplazar el dedo por la pantalla del móvil, centrar la vista o volver a la pantalla anterior con solo una pulsación. Además, dicho manejo es muy intuitivo y en unos segundos ya se podrá empezar a dominar sin problemas. Desgraciadamente, las gafas de LG sufren el mismo problema que las de Samsung. Al depender del propio procesador del móvil, el sobrecalentamiento es un hecho después de unos pocos minutos de uso. Mientras que en las gafas de Samsung no tenemos contacto directo con el smartphone, en el caso del LG G5 sí­. Y si no tenemos posicionado el smarpthone sobre una superficie como una mesa la incomodidad e incluso la opción de llevarse alguna quemazón pequeña en un despiste es una realidad constante.

Si se consigue subsanar este problema en nuevas versiones es evidente que estamos ante una opción más que interesante para disfrutar de un control mucho más potente sin necesidad de irnos a los modelos más caros.

LG 360 VR

Autonomí­a justa

Aquí­ no nos referimos a la propia autonomí­a de las gafas, sino al rendimiento que nos puede dar el LG G5 cada vez que queramos usar las gafas. Ya te contamos en nuestra prueba del teléfono que uno de sus puntos más flojos era la baterí­a. Y, sin duda, es un problema que se traduce a la hora de llevarlo a su máximo potencial para correr las aplicaciones de realidad virtual. El gasto de energí­a es más que notable, y si te llevas contigo este teléfono y las gafas en un viaje es bastante probable que no te aguante el trayecto completo (en nuestra experiencia el teléfono aguantó menos de dos horas con las gafas puestas). En el fondo, al igual que ocurre con las Samsung Gear VR, estamos ante un gadget que está pensado para usar durante ratos cortos.

LG 360 VR

Precio y opiniones

Las gafas de realidad virtual LG 360 VR ya están en el mercado, con un precio que se sitúa en los 300 euros. Y ese es, probablemente, el mayor error de la compañí­a coreana. El coste de estas gafas es tres veces mayor que las de Samsung. Y si le sumamos el dinero que ya se gasta el usuario por un LG G5 (700 euros el precio oficial), hablarí­amos de una inversión de 1.000 euros para poder disfrutar de la experiencia completa en realidad virtual. Además, hasta que no se amplí­en los contenidos disponibles en esta plataforma, probablemente debamos comprar también su cámara 360 (otros 300 euros).

El problema fundamental que le vemos a esta propuesta es que es la primera incursión de LG en el campo de la realidad virtual. Muchos de los conceptos que quiere desplegar la marca con estas gafas son realmente interesantes y pueden dar mucho juego en ediciones posteriores, pero en esta entrega se quedan a medio camino. En muchos casos, los problemas que surgen invitan a pensar que hubiera sido preferible una apuesta más acorde con lo que ya hemos visto en sus rivales. Personalmente, me gustarí­a ver cómo se desarrolla tanto el concepto de ajustar cada lente por separado (algo prometedor para personas que tengan bastante diferencia de visión en los dos ojos) y el manejo de la realidad virtual con la pantalla del móvil convertida en mando. En este segundo caso, la solución pasa por mejorar los sistemas de refrigeración del móvil para evitar que se sobrecaliente.

LG 360 VR

LG G5

Marca LG
Modelo LG 360 VR
Tipo Gafas de realidad virtual para el LG G5

Diseño diseño

Dimensiones 164.1 x 185.6 x 45.9 milí­metros
Peso 116 gramos
Colores Gris y plata
Otros Cobertura de goma para ayudar a eliminar la entrada de luz

Pieza central de goma para la nariz

Dos botones fí­sicos (OK y retroceso)

Ranura para auriculares

Compatiblidad y aplicaciones

Terminales LG G5
Apps YouTube

Galerí­a

Jaunt (experiencias de cortos, música, deportes y viajes)

Notificaciones en pantalla

 

Detalles técnicos

Resolución 920 x 720 pí­xeles cada lente
íngulo de visión 80 grados
Conectividad Puerto USB de tipo C (el mismo que usa el LG G5)
Sensores Acelerómetro, Giroscópico, Proximidad
Ajustes Una rueda de ajuste focal separada para cada lente

+ info

Fecha de lanzamiento Disponible
Web del fabricante LG

 

Precio 300 euroseuros

Advertisement
RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,