Scarlett Johansson

A estas alturas no vamos a descubrir que Scarlett Johansson cuenta con infinidad de seguidores en todo el mundo. Y es que la popularidad de la actriz es tal que ha inspirado a un diseñador de Hong Kong a crear un robot inspirado en ella. Y cuando decimos inspirado, queremos decir que ha conseguido replicar la cara y el cuerpo de Scarlett en este humanoide.

Ricky Ma, diseñador hongkonés de 42 años, puede presumir de convivir con la réplica de Scarlett Johansson. Y es que como él mismo cuenta, desde pequeño habí­a soñado con crear un robot humanoide, hasta el punto de obsesionarse con los robots y las animaciones. Ahora, su gran obra por fin ve la luz. Un robot que se ha hecho a la imagen y semejanza de la actriz americana.

Tal vez haya sido el influjo de Transformers -su serie favorita de niño-, pero lo cierto es que su trabajo parece espectacular e inquietante a la vez. Como él mismo explica, “cuando era un niño, me gustaban los robots. ¿Por qué? Porque siempre me ha gustado ver la animación. A todos los niños les encantan los robots. De hecho veí­a Transformers”.

Además de su amor por los robots, tal como se ve en la reproducción de YouTube, parece que Ma es fan de Scarlett Johannson, quien resultó ser la modelo no oficial de su experimento. De hecho, su robot lleva el nombre de Mark 1 y se resiste a decir abiertamente que se inspiró en la actriz de Hollywood para darle imagen.

Una Scarlett de 45.000 euros

La creación de este diseñador es un paso más en el mundo de la robótica, solo que con la salvedad de que él ha decidido inspirarse en una persona famosa para reproducir su humanoide. Pero con esto queda claro que los robots de las pelí­culas de ciencia ficción están cada vez más cerca de presentarse en nuestras vidas.

Eso sí­, la inversión para crear su propia Scarlett Johansson está cerca de los 45.000 euros. Ricky estuvo cerca de un año y medio dedicándose exclusivamente a la creación de este robot, idéntico a la actiz de Hollywood.

Para hacerlo posible ha unido sus dos pasiones en una, los estudios faciales y los trabajos en 3D. De hecho, este trabajo ha conseguido gran repercusión mediática no solo por el parecido a Scarlett Johansson. El 70% del cuerpo de este humanoide ha sido creado con impresoras 3D, algo que incluye el esqueleto que se mueve debajo de su piel.

Ricky ha querido dotar a su humanoide de inteligencia artificial, aunque por el momento no es capaz de tener conversaciones profundas con ella a la luz de las velas. Su robot sí­ es capaz de mantener una charla básica, y hasta responde agradecida los piropos.

Eso sí­, consciente de que todaví­a le queda mucho trabajo por hacer, ya trabaja en la mejora de éste afirmando que la robótica tiene un gran futuro por delante. Como curiosidad, su primer humanoide también es capaz de mover los brazos y las piernas.

Ahora Ricky saca pecho, ya que durante muchos años intentaron quitarle la idea de la cabeza. “Mucha gente me decí­a cosas como ”˜¿Eres estúpido? Cuesta mucho dinero. ¿Sabes siquiera cómo hacerlo? Es realmente difí­cil'”. Su intención es vender el prototipo a alguna empresa para conseguir la financiación necesaria y desarrollar su próximo proyecto. ¿Han llegado las réplicas de famosos para quedarse?

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro