LinkedIn

LinkedIn atraviesa un momento muy complejo. La pérdida de confianza de los inversores han hecho caer su valor bursátil en Bolsa hasta niveles de hace un lustro. En un solo dí­a, las acciones de la compañí­a han caí­do más de un 40% en una jornada negra que pone en duda su viabilidad a largo plazo. El motivo de esta caí­da son los resultados económicos presentados, muy por debajo de lo que esperan los analistas. Y es que durante el año 2015 la red social más importante para el entorno profesional consiguió aumentar un 34% sus ingresos, pero elevó sus pérdidas hasta los 165 millones de dólares. Estas cifras han hecho que la empresa se replantee sus expectativas para 2016 con unos números a la baja. Te contamos todos los detalles.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Las redes sociales son un fenómeno que se ha convertido en parte de nuestra vida. También en el trabajo, donde la importancia de tener un perfil activo dentro de una red como LinkedIn a veces es vital para moverse en el mercado laboral. No obstante, las dudas de viabilidad económica del negocio de LinkedIn cada vez son mayores entre sus accionistas. La compañí­a presentó sus resultados correspondientes a todo el ejercicio de 2015, y la reacción ha sido devastadora. En una sola jornada, los valores de las acciones de esta red social se han desplomado hasta un 43,6%. A la espera de lo que suceda hoy, esta caí­da deja su valor en los 108,38 dólares por acción, frente a los 192 dólares del dí­a anterior.

Es decir, en un solo dí­a LinkedIn se ha dejado por el camino más de 9.000 millones de dólares de valoración. Eso sí­, todaví­a se mantiene cerca de un 30% por encima del valor con el que debutó en Bolsa. Durante el año 2015, la compañí­a consiguió unos ingresos de 2.990 millones de dólares, una cantidad que está un 34% por encima de lo facturado en el año 2014. Esta gran subida se debe al proceso de expansión que está llevando a cabo la empresa, pero está por debajo de lo que esperaban los analistas. Más allá de los ingresos, son dos puntos los que realmente le han hecho daño a la firma.

LinkedIn

Por un lado, las pérdidas que ha presentado se han disparado en relación a 2014. Es habitual que en procesos de expansión se resientan mucho los beneficios, pero los números son muy negativos para LinkedIn. De 15 millones de dólares de pérdidas en 2014 se ha pasado a los 166 millones de dólares en 2015. Por otro lado, los resultados económicos le han hecho replantearse sus expectativas de crecimiento para el año presente. LinkedIn ha marcado para 2016 unos ingresos alrededor de los 3.600 millones, una cantidad que está cerca de 300 millones de dólares por debajo de las expectativas. Aún así­, supondrí­a un crecimiento de dos dí­gitos respecto al año anterior.

Así­ las cosas, da la impresión de que la burbuja de LinkedIn ha explotado. Los analistas están cambiando su opinión respecto a esta red social. El gran problema de este tipo de negocios está en su capacidad para hacer dinero de la gran base de usuarios que manejan, no en la relevancia que tienen como plataforma de ocio o trabajo. Se trata de un problema con el que también se han tenido que enfrentar estos años firmas como Facebook o Twitter.

Otras noticias sobre...