beolab 90

Se aproxima el 90 aniversario de Bang & Olufsen. La compañí­a danesa ha decidido celebrarlo por todo lo alto con estos altavoces de diseño espectacular. Los BeoLab 90 tienen una estructura hecha de aluminio que pesa 65 kilos, colocada sobre una base de madera de roble. El diseño, multifaceta, parece no tener un frontal bien definido. Los conos de los altavoces están escondidos debajo de unas rejillas de tela negra que parecen las velas de un barco pirata. Todo el conjunto pesa un total de 137 kilos por unidad, lo que da una idea sobre la solidez del producto. Su diseño está pensado para que cada altavoz pueda disparar el sonido en 360 grados. La disposición de la unidad, vista desde arriba se parece a un pentágono irregular con una de las caras apuntando directamente al frontal. A su izquierda y a su derecha hay otros dos canales frontales, que se completan con un canal trasero izquierdo y otro trasero derecho.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Cada altavoz puede disparar sonido formando cinco haces en cinco direcciones. Eso ofrece muchas posibilidades de configuración. El resultado final es conseguir el mejor sonido, independientemente del puesto de escucha donde se sitúe el usuario. Estos altavoces proporcionan una gran flexibilidad y un alto grado de control sobre la experiencia sonora resultante. El consumidor puede controlar la amplitud del haz de sonido y su dirección. Además, puede actuar sobre el sistema de calibración incluido en el equipo, denominado Active Room Compensation. Es una tecnologí­a desarrollada por la propia marca que ajusta el sonido a las caracterí­sticas de la sala.

beolab 90

Los posibles ajustes disponibles en los BeoLab 90 no terminan ahí­. El usuario también puede configurar otros parámetros, como el nivel de los altavoces y los controles básicos de tono (graves, agudos, frecuencia y mejora de sonido). A esto hay que añadir un ecualizador paramétrico de diez bandas. Hay tres escenarios básicos de escucha. El primero de ellos, el de escucha activa, está pensado para que el usuario pueda colocarse en el puesto óptimo dentro del salón para disfrutar de la música o de la pelí­cula. El segundo es el de escucha pasiva, en el que el usuario desea tener la música en un segundo plano, mientras que realiza otra actividad como leer un libro, por ejemplo. El último escenario es el de sonido ambiente, apto para reuniones con amigos o familiares, donde el audio queda en el fondo de las conversaciones.

La respuesta de frecuencias de los BeoLab 90 de Bang & Olufsen es bastante amplia, va desde 200 hertzios a 2 kHz. Cada caja incorpora siete tweeters con un diámetro de 30 milí­metros de diámetro, siete conos de medios de 86 milí­metros, tres woofers de 212 milí­metros, más el woofer frontal que es de 260 milí­metros. Cada uno de los conos cuenta con su propio amplificador diseñado a medida (18 en total). También incluye dos DSP (procesadores de señal digital).

Cada unidad mide 23,5 por 125,3 y por 74,7 centí­metros. Habrá que esperar hasta el dí­a 17 de noviembre de 2015 para poder adquirir estos altavoces. Esa fecha no ha sido elegida al azar, sino que conmemora el 90 aniversario del nacimiento de la compañí­a. El precio de venta al público de los Bang & Olufsen BeoLab 90 asciende a 69.990 euros la pareja. En principio, solamente se van a comercializar en las tiendas de la marca.

Otras noticias sobre... ,