Acuerdo entre Microsoft y Samsung

Microsoft y Samsung han llegado a un acuerdo para poner fin a las disputas legales que mantienen en torno a la plataforma Android. Samsung está obligado a pagar una cantidad a Microsoft en concepto de royalties por cada terminal Android que venda. Pero la compra de Nokia por parte de Microsoft hizo que la compañí­a surcoreana se plantara y quisiera renegociar los términos del acuerdo. Una situación que llevó a las dos empresas a los tribunales, aunque los dos gigantes tecnológicos han llegado a una solución amistosa. Eso sí­, en un escueto comunicado Samsung no ha revelado los detalles concretos de esta negociación. Te contamos los detalles.

Hay que recordar que no se trata de un negocio pequeño. Según diversas informaciones, Samsung tuvo que pagar a Microsoft 1.000 millones de dólares en 2013 por los terminales Android vendidos. Es decir, que sólo con la compañí­a surcoreana Microsoft gana más dinero que con su propia plataforma Windows Phone. El motivo es que la compañí­a estadounidense cuenta con un gran número de patentes que se utilizan a la hora de diseñar dispositivos con Android, gracias a sus primeros desarrollos de smartphones con Windows Mobile. Y claro, el notable aumento de ventas de móviles Samsung durante 2013 provocó que la cantidad que tení­a que pagar se disparara. Otro punto de este acuerdo era la capacidad de reducir este pago a cambio de lanzar terminales con Windows Phone, pero de momento la firma coreana tiene muy poco interés en apostar por esta plataforma.

Patentes de Android

Así­ las cosas, la compra de Nokia por parte de Microsoft supuso un importante giro en esta situación. Microsoft pasó de ser un desarrollador de software móvil a convertirse en un competidor directo de Samsung por el mercado de los móviles. Una situación que hizo que la compañí­a coreana decidiera plantarse y dejara de pagar las royalties durante el año pasado, al considerar que se abrí­a un panorama completamente distinto. Algo que por supuesto ha negado Microsoft, que considera que la compra de la firma finlandesa no tiene nada que ver con el acuerdo que habí­an suscrito. Como suele ocurrir en estos casos, las dos compañí­as terminaron en el juzgado (un final recurrente para las disputas de patentes que rodean todo el mundo tecnológico).

Pero esta vez la sangre no ha llegado al rí­o. Microsoft denunció a la firma por 800 millones de dólares en royalties impagados y con hasta 6.900 millones de dólares en daños y perjuicios. Samsung respondió con una petición de arbitraje ante la Cámara de Comercio Internacional con sede en Hong Kong. Una petición que ha tenido un final satisfactorio ya que las dos empresas han llegado a un nuevo acuerdo para el pago de las royalties. Probablemente, esta resolución haya incluido una reducción en la cantidad de dinero que paga Samsung por cada smartphone con Android que venda. Pero lo cierto es que ninguna de las dos empresas ha revelado datos especí­ficos.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.