Samsung Gear S

tuexperto RecomiendaEl Samsung Gear S es la nueva generación de relojes inteligentes de Samsung. Un equipo que está pensado para utilizarse junto a nuestro smartphone o tablet de la compañí­a coreana, pero que ha dado un paso más en su independencia. Conectividad 3G, un reproductor de música MP3 o incluso la posibilidad de navegar a través de su pantalla de 2 pulgadas son algunas de las propuestas con las que llega este modelo. Todo ello con un diseño atractivo con panel Super AMOLED curvo y con la posibilidad de intercambiar las correas para personalizarlo a nuestro gusto. Con motivo de su lanzamiento tuvimos la ocasión de tenerlo entre las manos. Te contamos cuáles son nuestras primeras impresiones.

Samsung Gear S

Gran pantalla de 2 pulgadas y diseño atractivo

No hay duda. Hoy en dí­a Samsung no tiene rival en el apartado de la pantalla para los relojes inteligentes. La compañí­a coreana es la que despliega los paneles con mayor calidad y tamaño del mercado. Claro que para muchos este tamaño se puede convertir en un problema a nivel de uso y aspecto en la muñeca. El Samsung Gear S luce una pantalla curva de 2 pulgadas con tecnologí­a Super AMOLED. Hay que destacar el excelente brillo de este tipo de paneles, que nos permitirá ver los contenidos del terminal incluso con el impacto directo de la luz del sol. La resolución de este panel es de 360 x 480 pí­xeles, con una densidad de 300 ppp. También hay que destacar la buena respuesta táctil de la pantalla con la que resulta sencillo moverse entre los menús. Eso sí­, en estos dí­as en los que cada vez se crean teléfonos más grandes es probable que tengas que pasar por un corto proceso de adaptación a este panel más pequeño (por lo menos, es lo que me ocurrió a mí­ las primeras veces que intentaba moverme a través del panel).

En cuanto al diseño de este modelo, podemos disfrutar de este reloj tanto en un color blanco como en negro. Esta segunda opción nos pareció más elegante para llevar en la muñeca, aunque como siempre es cuestión de gustos. El grado de personalización del Gear S se potencia gracias a sus correas intercambiables de plástico en un gran número de colores. Una opción muy interesante para disfrutar del color que más se ajuste a nuestro estado de ánimo. Además, la compañí­a surcoreana está trabajando en diferentes tipos de texturas y correas para crear una experiencia más rica. De hecho, para las mujeres se está preparando una correa de diamantes de Swarovski que emulará el diseño de un brazalete. Veremos qué resultado da, pero podrí­a ser una excelente alternativa para ajustar el aspecto más masculino de esta esfera de tamaño considerable en una muñeca más pequeña. Las dimensiones completas del Samsung Gear S se colocan en los 39,8 x 58,3 x 12,5 milí­metros y su peso cambia si optamos por el diseño negro o blanco, con 67 gramos en el primer caso y 84 gramos en el segundo.

Por último, no podí­amos pasar por alto la certificación IP67 del Samsung Gear S. A nivel práctico, eso significa que podremos sumergir este modelo en el agua a una profundidad máxima de 1 metro y durante un tiempo de 30 minutos. Es decir, que podremos llevarlo puesto mientras nos duchamos o bajo la lluvia sin que sufra ningún daño.

Samsung Gear S

Aplicaciones inteligentes

Entramos en el núcleo del Samsung Gear S. Samsung ha dado un paso más en la plataforma Tizen para potenciar la independencia de este reloj y que sea algo más de un complemento bonito del smartphone. Dicho esto, el uso principal del Gear S sigue siendo la de recoger las notificaciones de nuestro smartphone o tablet de la marca a través de la conexión Bluetooth. A través de este dispositivo, podemos ver la lista de las llamadas, los mensajes recibidos, las notificaciones del WhatsApp o los últimos correos electrónicos recibidos. Una de las novedades que introduce es la posibilidad de ver una imagen que nos manden nuestros contactos a través de WhatsApp. Eso sí­, si recibimos más mensajes a través de esta ví­a volverá a marcarse solo el texto para no llenar la pantalla. Además, también resultan muy útiles las notificaciones de los eventos que tengamos en el calendario del teléfono. Como en las anteriores generaciones, podemos utilizar este reloj para realizar y recibir llamadas del teléfono a través de su micrófono incorporado. Incluso se pueden escribir SMS por medio de un teclado en el propio reloj. Para facilitar la introducción de texto, Samsung ha introducido varios tipos de teclado, entre ellos uno que agrupa las teclas en cuatro y que utiliza tecnologí­a predictiva.

Pero además, el Samsung Gear S incorpora sus propias apps para potenciar el uso del reloj. Por ejemplo, se repite el uso de un reproductor multimedia separado que puede reproducir las canciones almacenadas en el accesorio (este modelo cuenta con 4 GB de memoria interna). Además, tenemos la aplicación Health para medir nuestra actividad fí­sica. Esta app se nutre de varios sensores incorporados, como el podómetro (para contar los pasos), un sensor para medir la frecuencia cardí­aca o un sensor que mide los rayos ultravioleta por si resulta necesario tomar precauciones con el sol. Una de las sorpresas que nos trae el Gear S es la aplicación Nike Running, pensada para correr. Aunque en principio podrí­a parecer una competencia directa con Health, la compañí­a surcoreana ha querido aumentar el número de propuestas disponibles en el reloj. Tanto la calidad como las opciones de esta herramienta se han trabajado mucho, con la posibilidad de aprovechar el GPS para analizar la carrera o la opción de otros usuarios de mandarnos ánimos cuando estemos corriendo (a través de Facebook).

Otra app que hay que destacar aquí­ es Opera Mini. No es el formato ideal, pero el navegador se ha adaptado de una forma muy correcta al tamaño de 2 pulgadas y podremos navegar en busca de alguna página que queramos ver cuando no tengamos el móvil cerca (o nos dé pereza sacarlo del bolsillo). Samsung también ha querido destacar la aplicación Deezer, una plataforma para escuchar música que podremos aprovechar durante seis meses de forma gratuita al comprar el Samsung Gear S. Por último, querí­amos romper una lanza en favor del navegador Here. Aunque se puede llegar a echar en falta los Maps de Google, esta herramienta desplegada por Nokia cuenta con una interfaz atractiva y de una buena precisión cuando queremos llegar a alguna parte. Además, nos encontramos con una de las grandes ventajas de un reloj inteligente, ya que navegar a través de este dispositivo resulta mucho más cómodo que tener que sostener el móvil cuando estamos a pie.

Samsung Gear S

Conectividad y autonomí­a

En el campo de las conexiones encontramos otra de las grandes novedades de este reloj. Y es que este modelo tiene la capacidad de utilizar una tarjeta Nano SIM para disfrutar de conectividad 3G. Podemos duplicar nuestra tarjeta del teléfono y utilizar el Gear S de manera independiente, sin necesidad de que el teléfono este cerca. Claro que el gran hándicap de esta función es la reducción de la autonomí­a. Tan solo siete horas de uso, un tiempo muy justo que convierte a esta función en un extra para los momentos en los que no tengamos el teléfono cerca. Y es que a través de Bluetooth 4.0 el tiempo salta hasta unas cifras mucho más competitivas de entre dos y tres dí­as de uso normal (según los datos no oficiales que nos ofrecieron). Aunque no se trata de un salto respecto a la anterior generación, lo que sí­ resulta muy útil es que la base de carga del equipo también funciona como un cargador. Es decir, con la base (cargada) acoplada al reloj podremos disfrutar de una carga completa adicional. Sin duda, un gran paso para no tener que estar tan pendiente del enchufe.

Samsung Gear S

Precio y opiniones

El Samsung Gear S ya está disponible por un precio de 400 euros. Una cifra importante que lo aleja de los precios que hasta ahora hemos visto en el mercado, y que seguramente provocará que te replantees su compra. Pero sí­ lo que estás buscando es un smartwatch de primer nivel, con una pantalla grande de 2 pulgadas que te permita trabajar con un excelente nivel de detalle, o numerosas funciones avanzadas, el Samsung Gear S no tiene rival. La conectividad 3G, su diseño sumergible, las aplicaciones extras, la capacidad de trabajar como un reproductor MP3 independiente… Todo un peso pesado que viene con ganas de conquistar el mercado.

 

Samsung Gear S

Marca Samsung
Modelo Samsung Gear S

 

Pantalla pantalla

Tamaño 2 pulgadas
Resolución 360 x 480 pí­xeles
Densidad 300 ppp
Tecnologí­a Super AMOLED, Capacitativa, Multitáctil
Protección IP67 (sumergible)

 

Diseño diseño

Dimensiones 39,9 x 58,1 x 12,5 milí­metros
Peso 67 gramos modelo Negro azulado/ 84 gramos modelo Blanco
Colores Blanco / Negro azulado
Resistencia al agua Sí­ / IP67 / Profundidad: 3,2 metros / Tiempo: 30 minutos

 

Cámara camara

Resolución No
Flash No
Ví­deo No
Funciones No
Cámara delantera No

 

Multimedia multimedia

Formatos MP3/AAC/AAC+/eAAC+, MP3, M4A, AAC, OGG
Radio No
Sonido Altavoz
Funciones Reproductor de música
Galerí­a

 

Software software

Sistema Operativo Tizen
Aplicaciones extra Nike+ Running
S Heath
fastFT
Find My Device
S Voice
Power Saving Mode
Facebook

 

Potencia procesador

Procesador CPU Procesador de dos núcleos a 1 Ghz
Procesador gráfico (GPU)
Memoria RAM 512 MB

 

Memoria memoria

Memoria interna 4 GB
Ampliación No

 

Conexiones conexiones

Red Móvil 2G / 3G
WiFi WiFi 802.11 b/g/n
Localización GPS a-GPS / Glonass
Bluetooth Bluetooth 4.1
DLNA No
NFC No
Conector MicroUSB 2.0
Audio MP3/AAC/AAC+/eAAC+
Bandas 2G: 900/1800 or 850/1900MHz
3G:900/2100 or 850/1900MHz
Otros Acelerómetro
Giroscopio
Barómetro
Sensor UV
Brújula digital

 

Autonomí­a bateria

Extraí­ble No
Capacidad 300 mAh
Duración en reposo
Duración en uso Dos dí­as

 

+ info

Fecha de lanzamiento Disponible
Web del fabricante Samsung

 

Precio 400 euros euros

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...