¿Quién dijo que estudiar es un rollo? En el futuro, cada dí­a de clase se convertirá en una nueva aventura. Así­ será el cole del siglo XXI. Una sala donde la pizarra se sustituye por una pantalla interactiva alucinante. Aquí­ no hay tizas ni borradores. El profesor explica las lecciones con ví­deos y gráficos que aparecen, desaparecen o cambian de posición con un gesto.

Así­ será el cole que viene, según la firma norteamericana Corning. Una empresa dedicada a crear nuevas soluciones basadas en el cristal, la óptica y las pantallas.

En esta clase futurista que nos enseñan los chicos de Corning, cada estudiante tiene su propia tableta transparente donde también puede seguir la lección. Incluso las mesas se convierten en grandes pantallas para hacer ejercicios colectivos. Unas mesas fabricadas con paneles táctiles de un cristal a prueba de niños. Aunque parezcan de ciencia ficción, estas mesas ya existen. Las podemos ver en salas de exposiciones o en algunos restaurantes modernos.

cole del futuro

Pero volvamos al colegio. O, mejor dicho, a una excursión de clase. En el futuro, las pantallas inteligentes, táctiles y flexibles nos lo enseñarán todo con un toque de cine.

Si a las pantallas transparentes le añadimos tecnologí­a de realidad aumentada, nos encontraremos con dinosaurios vivos preparados para darnos un buen susto en medio del bosque.

En paneles gigantes o en pequeñas tabletas transparentes, la realidad aumentada nos permite aprender, investigar y disfrutar con las explicaciones. Y, además si usamos cámaras en tres dimensiones, procesadores potentes y la aplicación de turno, nos encontraremos con un museo más vivo que nunca.

Con todo esto, seguro que hasta el más vago consigue aprobar alguna asignatura.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.