Sony

Sony vuelve a números rojos. El gigante japonés ha perdido en su último año fiscal 910 millones de euros, una cifra que tiene mucho que ver con el proceso de reestructuración profundo que está llevando a cabo. La marca ha dado un vuelco a su negocio con decisiones duras, como por ejemplo el abandono del negocio de sus portátiles Vaio. A pesar de este impacto negativo en los beneficios, la compañí­a ha conseguido mejorar sus ingresos en un 14%, gracias al favorable intercambio de divisas y al buen funcionamiento que está experimentando su consola PlayStation 4 y su negocio de smartphones. Los terminales Xperia se están convirtiendo en una potente alternativa a los móviles de Samsung y se han consolidado en la segunda posición del mercado Android.

El año fiscal 2014 de la compañí­a terminó el pasado 31 de marzo con unos ingresos totales de 54.750 millones de euros, una cifra que está un 14,3% por encima de los datos del ejercicio anterior. Este aumento tiene que ver con varios factores. Por un lado, la compañí­a ha experimentado unas buenas ventas en los segmentos de ocio y su negocio de smartphones. La nueva consola PlayStation 4 ha conseguido revitalizar los números de este campo con una mejora del 38,5%. También han sido notables los números de su negocio de smartphones, con un 29,6% de mejora en ventas respecto al ejercicio anterior.

En este caso, la compañí­a ha conseguido convertir a sus smartphones Xperia en una alternativa fuerte frente a otros competidores del mercado, y se ha consolidado en la segunda posición del universo Android por debajo de Samsung. Una situación que tiene todos los números de seguir en este nuevo año, ya que la compañí­a está manteniendo su buena factura con nombres como el nuevo Sony Xperia Z2, que está teniendo una buena acogida tanto entre la crí­tica como entre el público.

Sony Xperia Z2

Así­ las cosas, los números de Sony también se deben explicar por la debilidad que está experimentando el yen (la moneda japonesa) frente a otras divisas extranjeras como el dólar y el euro. Hay que tener en cuenta que una parte importante de las ventas de la multinacional japonesa suceden en el extranjero, de forma que sus resultados finales se ven afectados por este tipo de condicionantes. Este aumento en los ingresos no se ha visto reflejado en beneficios. La compañí­a ha vuelto a la senda negativa (de la que consiguió salir el año pasado) y ha presentado unas importantes pérdidas para todo el año de 910 millones de euros.

Ayer mismo, la compañí­a anunciaba que iba a eliminar los bonus de sus altos directivos por los malos resultados de la firma, un movimiento lógico que deberí­a ser tónica habitual en paí­ses como España (y que, desgraciadamente, muchas veces no se sigue). Sony está envuelto en un profundo proceso de reestructuración que tiene como uno de sus pilares principales el segmento de los smartphones. La compañí­a tiene previsto recortar alrededor de 5.000 puestos de trabajo de su negocio de televisores y ha abandonado su división de ordenadores Vaio. Estos dispositivos se habí­an convertido con el tiempo en todo un referente del mercado, pero con la crisis del segmento de PC se habí­a convertido en un agujero negro para la firma. La compañí­a japonesa espera que durante 2015 sus resultados sigan estando afectados por este proceso de reestructuración, y ha previsto unas pérdidas de alrededor de 500 millones de euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,