galaxy s5

Una de las novedades del smartphone Samsung Galaxy S5 es el pulsómetro, para medir el ritmo cardiaco. El fabricante lo ha incorporado a otros productos de la marca, como los relojes inteligentes Samsung Gear 2 y las bandas Samsung Gear Fit. El objetivo es cubrir las necesidades de los usuarios, porque precisamente el ritmo cardiaco es una de las mediciones más demandadas. Para ello los ingenieros de la compañí­a han instalado un sensor dedicado en la parte trasera del móvil, justo debajo de la cámara principal, a la derecha del flash. El sensor trabaja en combinación con la aplicación S Health, que en el caso del Galaxy S5, el Gear Fit y los Samsung Gear 2 es de la versión 3.0. De esa forma el usuario puede conocer cuántas pulsaciones por minuto tiene en cada momento.

Para utilizarlo, lo primero es iniciar la aplicación S Health y seleccionar el icono del corazón (el pulsómetro). Después, el usuario simplemente tiene que colocar el dedo í­ndice en el centro del sensor, mantenerlo quieto unos segundos, aunque sin presionar demasiado. Luego hay que pulsar sobre el botón de OK y enseguida aparecen las pulsaciones por minuto (ppm) en la pantalla del dispositivo. Los resultados se pueden almacenar para ver la evolución a lo largo del tiempo. Es una información útil a la hora de practicar deportes y mejorar el rendimiento durante el ejercicio. Pero ¿cómo funciona el pulsómetro del Galaxy S5?

galaxy s5

El pulsómetro del Samsung Galaxy S5 mide el flujo de la sangre a su paso por las venas. La velocidad a la que circula la sangre varí­a según la fuerza con la que el corazón late, aplicando distintas presiones. El sensor instalado dirige una luz LED a las venas del dedo mientras la sangre está circulando. La cantidad de luz reflejada cambia dependiendo de la velocidad del flujo de la sangre dentro de las venas. El sensor suma la cantidad de luz reflejada durante un periodo de entre cinco y diez segundos, y luego traduce la información en una frecuencia para calcular las pulsaciones por minuto. A continuación, los datos se almacenan en la aplicación S Health.

La aplicación S Health es el otro elemento clave. La versión más moderna, la 3.0, preinstalada en el Galaxy S5, mantiene prestaciones de las anteriores como el podómetro, pero proporciona información personal más detallada y puede manejar mayor cantidad de datos. Por ejemplo, puede calcular las calorí­as consumidas junto con el ritmo cardiaco, dependiendo del tipo de ejercicio realizado: correr, andar, montar en bicicleta o hacer senderismo. Además S Health 3.0 ofrece recomendaciones personalizadas sobre metas y planes de entrenamiento adaptadas al estilo de vida del usuario, utilizando la información recopilada al inicio de cada sesión. Esta prestación es fruto de la colaboración la aseguradora de salud Cigna. Por otro lado, Samsung pretende animar a desarrolladores externos para que creen aplicaciones relacionadas; por eso ha lanzado la versión beta del kit de desarrollo S Health SDK.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,