apple touch id

Con el lanzamiento del iPhone 5S el pasado mes de septiembre, Apple mostraba al mundo un sensor de identificación por huella dactilar llamado Touch ID. Está instalado en el botón de inicio del smartphone y sirve para desbloquear la terminal, con lo que evita tener que introducir un código de cuatro cifras. Desde entonces, los usuarios vienen experimentando diversas dificultades. Por ejemplo, en ocasiones no detecta cuando el dedo lo toca o deniega el acceso a una huella que está registrada en el móvil. En los casos más extremos, el smartphone se cuelga y es necesario apagarlo y volver a encenderlo.

Parte de los errores de lectura son debidos a los propios usuarios. Por eso, no viene mal conocer cómo funciona este lector de huella dactilar. Si el sensor está sucio, no funcionará correctamente, por eso conviene limpiarlo regularmente con un trapito de microfibra. Si el dedo está muy seco, como en invierno, el sensor tendrá problemas para reconocerlo, igual que si las manos están muy húmedas, como durante la práctica de deportes o al salir de la ducha. Y es que el Touch ID registra las diferencias eléctricas entre las crestas y los valles de la huella dactilar, y su rendimiento puede verse afectado por el agua y la suciedad.

iphone 5s

Después de aplicarse crema de manos, tampoco es buena idea utilizarlo, porque los dedos tendrán demasiada grasilla, que cubrirá los huecos del relieve de las huellas. Todo eso puede suceder, porque el sensor táctil capacitivo está hecho de sí­lice, un material frágil que es susceptible a los efectos del polvo, las descargas electrostáticas y la humedad. Para protegerlo, los ingenieros de Apple han instalado un cí­rculo de cristal de zafiro, cortado con láser. Este cristal es muy claro y actúa como una especie de lente para la huella dactilar. Además, es un material muy duro y difí­cil de rayar. Si ese cristal se fragmenta o se daña, las imágenes que reciba el sensor Touch ID estarán distorsionadas y el algoritmo no será capaz de reconocerlas.

Otra precaución que el usuario debe tomar para que el Touch ID funcione bien es asegurarse de que el dedo no sólo toque el centro del botón de inicio del iPhone 5S sino también el anillo de acero inoxidable que lo rodea. Ese anillo metálico actúa como detector, como una especie de interruptor del sensor táctil capacitivo. Los ingenieros de Apple lo han instalado para ahorrar energí­a y aumentar la autonomí­a de la baterí­a.

El sensor táctil capacitivo del Touch ID mide 8 por 8 milí­metros y tiene un grosor de 170 micrones, menor que un pelo humano. Puede capturar imágenes con una resolución de 500 puntos por pulgada (ppp) para registrar poros, crestas y valles de la huella dactilar. Puede reconocer huellas orientadas en cualquier dirección, en 360 grados. Cuando el usuario pone el dedo en el botón, el sensor busca los patrones de la huella dactilar en la subdermis de la piel, que está debajo de la dermis. También mide las diferencias de conductividad entre la parte superior de las crestas y la parte inferior de los valles de las huellas de esa capa. De esa forma, resulta más preciso que si registrara la superficie de la capa muerta de la piel.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...