Windows 8

Microsoft está trabajando en una actualización de su sistema operativo Windows 8 que podrí­a llegar en un par de meses al mercado. La compañí­a mejorarí­a diversos aspectos de su plataforma como las apps principales o la gestión de los iconos. En los últimos dí­as ha surgido un nuevo rumor que podrí­a cambiar el modo en el que se inicia el sistema. Según esta información. el usuario podrí­a activar una opción para que Windows 8 se inicie directamente desde el escritorio, evitando así­ el paso a través de la interfaz principal. Te contamos todos los detalles sobre esta posibilidad.

Desde hace unas semanas se habla de Windows Blue (rebautizado como Windows 8.1). Este proyecto consiste en acelerar la polí­tica de actualizaciones del sistema operativo para adecuarlo a otras plataformas propias de los ecosistemas móviles. Entre la baterí­a de actualizaciones que incorporarí­a Windows 8 se encuentra una opción para cambiar el modo en el que se inicia el sistema. Según se rumorea desde varios medios estadounidenses (recogiendo un supuesto extracto del código fuente de Windows 8.1), Microsoft podrí­a habilitar la opción de arrancar el equipo directamente desde el escritorio tradicional de este sistema.

De esta forma, se evitarí­a tener que pasar desde la interfaz principal Metro. Esta medida podrí­a aumentar el atractivo de este sistema para aquellos usuarios que no se terminen de habituar a la nueva interfaz desplegada por Microsoft, o a aquellos profesionales que trabajan de manera principal con aplicaciones de escritorio. Desde su lanzamiento, Windows 8 ha recibido muchas crí­ticas por su intento de mantener a un mismo tiempo la interfaz de escritorio tradicional presente en anteriores versiones de Windows (eso sí­, eliminando el menú de inicio) y una nueva interfaz orientada al uso de paneles táctiles, con su propia tienda de apps y herramientas dedicadas.

Windows Blue 8.1

De momento, la apuesta de Microsoft ha recibido una respuesta más que tibia del mercado. De hecho, hasta los propios fabricantes han reconocido la poca expectación que ha generado Windows 8 entre sus clientes. Y ello a pesar del lanzamiento de numerosos modelos pensados para aprovechar las capacidades táctiles de esta plataforma. El último Windows nació con la difí­cil misión de revitalizar el dañado mercado de PC, y debí­a servir para que Microsoft diera el salto desde la vieja plataforma de los ordenadores hasta las nuevas tendencias táctiles. Casi medio año después, los resultados sitúan a este sistema al borde del fracaso.

No solo es que las ventas de Windows 8 hayan sido menores de lo esperado, sino que el mercado de PC ha vivido uno de los peores trimestres de los últimos años, al caer sus ventas en más de un 10%. La amenaza de que este sistema se convierta en un nuevo Windows Vista y ponga en duda el futuro de Microsoft ha llevado a sus responsables a poner en marcha su proyecto Windows Blue. Un sistema que reciba actualizaciones más constantes podrí­a convertirse en una baza mucho más atractiva para convencer a los usuarios de que den el salto a Windows 8. Microsoft podrí­a desvelar más detalles durante su evento Build del próximo mes de mayo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,