Samsung Galaxy Camera

Es probablemente la cámara de fotos más revolucionaria de los últimos años. A pesar de que es eso, una cámara, en Samsung le pusieron el nombre de que acompaña a sus mejores móviles: «Galaxy«. Y es que al igual que estos, viene con sistema operativo Android y acceso a su mercado de aplicaciones. Porque la Samsung Galaxy Camera tiene acceso a Internet, y esto lo cambia todo.

Conocemos dos modelos, uno que incluye una conexión WiFi y otra que incorpora también una conexión 3G. Hoy vamos a echar un vistazo a la gama humilde, la que cuenta con una conexión WiFi. Y es que aunque parezca menos revolucionaria que su «hermana mayor», sus posibilidades son prácticamente las mismas.

La clave de un modelo como este son las apps. No es lo mismo comprar una cámara normal, con una posibilidades limitadas, que una que cuente con la posibilidad de descargar programas. Personalizar las fotos que tomamos parecí­a una parte del pastel que correspondí­a a los teléfonos móviles, así­ como compartirlas de manera sencilla a través de Internet.

Por eso esta cámara es tan importante. El sector de las cámaras compactas está de capa caí­da desde que las cámaras de los móviles inteligentes incorporan aplicaciones. Y es que algunas como Instagram hacen verdadero furor entre los usuarios. Por eso la Galaxy Camera quiere aportar un valor añadido: utilizar las apps más populares con unas fotos de más calidad. Y es que por mucho que hayan mejorado las cámaras de los móviles en los últimos años, siguen lejos de las caracterí­sticas de una compacta en cuando a ópticas y sensores.

A continuación, repasamos a fondo las caracterí­sticas de la Samsung Galaxy Camera WiFi.

Samsung Galaxy Camera WiFi

Sensor

La Samsung Galaxy Camera tiene un sensor de 16 Megapí­xeles, bastante más de los que puede alcanzar la cámara de ningún teléfono móvil. Con un sensor como este podemos obtener una resolución máxima de 4.608 x 3.456 pí­xeles. Esto es una imagen lo suficientemente grande como para imprimir una foto en papel de 41,5 x 29,2 centí­metros, en alta calidad (300 puntos por pulgada). Si echamos un vistazo a las fotos que solemos tener impresas, nos daremos cuenta de que este tamaño es bastante mayor de lo que solemos necesitar.

El sensor tiene otras ventajas notables con respecto al que podemos encontrar en la cámara de un teléfono móvil. Por ejemplo, la sensibilidad del sensor se puede forzar hasta ISO 3.200, lo que es de gran ayuda a la hora de tomar fotos con poca luz. También es mucho más aceptable el control sobre el ruido de imagen, con lo que no tendremos tantos problemas con esos molestos puntos rojos.

Samsung Galaxy Camera WiFi, análisis a fondo 1

Objetivo

Sin embargo, la gran diferencia entre una cámara como esta y la de un móvil es el objetivo. La misma construcción de un móvil imposibilita una óptica demasiado voluminosa, ya que abultarí­a demasiado. Esto provoca algunos problemas de luminosidad, pero lo que realmente cambia es el zoom que la cámara puede incorporar.

En un móvil, cualquier zoom que podamos utilizar en un móvil no es más que un forzado electrónico, básicamente recortar la imagen para ampliar una determinada zona. La Samsung Galaxy Camera cuanta con un objetivo zoom de 21 aumentos, que en fotografí­a tradicional llamarí­amos 23 – 481 mm. Esto no es sólo mucho más de lo que ofrece la cámara de un móvil, sino que también es bastante más de los que ofrece la mayor parte de las cámaras compactas del mercado.

Samsung Galaxy Camera WiFi, análisis a fondo 2

Sistema operativo y pantalla

Las comparaciones con un móvil son obligadas porque las similitudes son grandes. Y es que la Samsung Galaxy Camera cuenta con el sistema operativo más utilizado en los smartphones del mundo: Android. Además, la máquina no pretende conformarse con algunas de las funciones más básicas, sino que cuenta con la última versión disponible de este software.

Contar con Android viene a suponer tener casi todas las funciones de un móvil inteligente, excepto el propio teléfono. Esto es, navegador de Internet, GPS, y acceso al mercado de aplicaciones Google Play. En él vamos a encontrar las aplicaciones más populares así­ como juegos, pero a las que más jugo se les puede sacar es, lógicamente a las de fotografí­a.

Y es que en el mercado existen una enorme cantidad de apps pensadas para retocar fotos, aplicar filtros o compartir las imágenes en redes sociales. No obstante, hasta ahora hemos utilizado estas aplicaciones sobre imágenes de escasa calidad. La perspectiva de aplicar los filtros de Instagram, por ejemplo, se torna diferente si contamos con imágenes más grandes, de mayor calidad y con la posibilidad de utilizar un gran zoom.

La pantalla de la cámara es uno de los indicativos más fiables de que esta no es una compacta más. Vista por detrás, hay pocas diferencias con cualquier Smartphone. Una pantalla táctil de 4,8 pulgadas abarca la totalidad de la parte trasera. Tiene una resolución de 1280 x 720, es decir, una densidad de 308 pí­xeles por pulgada.

Samsung Galaxy Camera WiFi, análisis a fondo 3

Conexiones

La conexión principal es el acceso WiFi a Internet. Esta es la que constituye el pilar central, y es a través de ella se pueden realizar la mayor parte de las tareas que permite una cámara conectada. La tarea más básica de una cámara, exportar las fotos, se hace mucho más sencilla de esta manera. Y es que ya no hay que conectar un cable al ordenador o trasladar una tarjeta de memoria. A través de la red inalámbrica se pueden trasladar las fotos a un almacenamiento externo sin problemas.

Además, también podemos saltarnos este paso y compartir directamente las fotos a través de la cámara. Con la conexión a Internet, podemos colgar directamente las fotos en redes sociales como Facebook o Twitter, siempre que estemos conectados a una de estas redes.

Este modelo de Samsung Galaxy Camera no ofrece una conexión 3G, sin embargo, no se pierde del todo la posibilidad de compartir las fotos en cualquier sitio. Y es que otra virtud de la conexión WiFi es que se entiende bien con los smartphones. De esta manera, podrí­amos vincular teléfono y cámara a través del WiFi y utilizar la conexión 3G del móvil para compartir las fotos allí­ donde estemos.

Samsung Galaxy Camera WiFi, análisis a fondo 4

Autonomí­a y precio

De la autonomí­a de la cámara conocemos su amperaje (1.650 miliamperios) y su duración en reposo (280 horas). No obstante, estos datos dicen poco de la duración real de la baterí­a. La duración de esta en una cámara de fotos se suele medir en la cantidad de disparos que aguanta durante un ciclo de carga, pero en este caso es diferente. La enorme pantalla y la conexión WiFi consumen una buena parte de la energí­a, probablemente bastante más que los propios disparos fotográficos.

Por el momento no conocemos el precio exacto que la cámara va a tener en el mercado, pero nos podemos hacer a la idea. Y es que sabemos que su hermana mayor, la que cuenta con conexión 3G sale por unos 500 euros si no nos acogemos a ninguna de las subvenciones de las compañí­as telefónicas. El precio de este modelo será algo inferior a esa cifra.

Ficha técnica

Tipo Compacta
Peso y dimensiones 128,7 x 70,8 x 19,1 mm 

300 gramos

Memoria Interna: 8 GB 

RAM: 1 GB

Externa: micro SD hasta 32 GB

Pantalla HD Super Clear LCD 

4,8 pulgadas

1280 x 720 HD, 308 ppi

Sensor 16.3 Megapí­xeles
Formatos Foto: JPEG 

Ví­deo: Full HD MPEG4/H.263/H.264/3gp (H.263 + AMR)

Controles y conexiones Bluetooth 4.0 

USB 2.0

Conexión como módem

AP móvil

DLNA

Outlook Sync (mediante Kies)

WiFi a/b/g/n

AGPS,GLONASS /Google Navigation

NFC

Autonomí­a 280 h en reposo
Precio 500 euros
+info Samsung

 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,