mega

Según lo prometido, Mega hací­a su debut justo un año después del secuestro de Megaupload por parte de las autoridades estadounidenses. Kim Schmitz, alias Kim Dotcom, todaví­a se enfrenta, junto con el resto de responsables de Megaupload, a un proceso de extradición a Estados Unidos, acusado de diversos delitos, como facilitar la piraterí­a por Internet, blanqueo de dinero y crimen organizado. Finalmente, Mega está disponible a través de un dominio comercial de Nueva Zelanda, después de que a principios de mes de noviembre el gobierno de Gabón impidiera el uso de un dominio de su paí­s. Bajo el lema de “La sociedad de privacidad”, el nuevo servicio de almacenamiento en la nube ha iniciado sus actividades, con la empresa Mega Limited domiciliada en territorio neozelandés.

El éxito ha superado las expectativas. En menos de una hora, el sitio atraí­a 100.000 usuarios registrados. En sólo diez minutos, la utilización del ancho de banda crecí­a de 0 a 10 gigabits por segundo. En pocas horas, el número de usuarios aumentaba a 250.000, para duplicarse hasta medio millón unas pocas horas después. Mientras tanto, los técnicos del sitio luchaban para equilibrar la carga de datos, con frecuentes caí­das de servicio. Los usuarios de Mega pueden subir, guardar y compartir todo archivos, incluyendo pelí­culas, música y fotos. El sitio ofrece 50 GB de espacio de almacenamiento gratis, y una cuenta Premium de 500 GB de almacenamiento y 2 TB de transferencia de datos cuesta 10 dólares al mes. La principal novedad es el cifrado de los ficheros, que sólo el usuario puede abrir mediante claves únicas.

mega

El cifrado de datos no es sólo para proteger la intimidad de los internautas, sino, sobre todo, para evitarse ellos mismos problemas legales. Como no pueden acceder al contenido de los archivos almacenados, los responsables de Mega esperan librarse de posibles reclamaciones por infracciones de copyright. Y es que el sistema de cifrado de datos funciona estupendamente, pero el cyberlocker no proporciona un completo anonimato a los usuarios. Mega encripta por defecto todos los datos subidos; nadie más que el usuario puede entrar en el fichero, salvo que comparta con otras personas la clave privada correspondiente. Sin embargo, dentro de la polí­tica de privacidad de Mega, figura una cláusula que avisa que recopilan un registro detallado de datos personales sobre los usuarios, incluyendo las direcciones IP desde las que acceden a su servicio.

Los planes de Kim Dotcom no se limitan al cyberlocker Mega. En el evento de presentación de este sábado, adelantaba una captura de pantalla de Megamovie, su proyecto de servicio de pelí­culas y series de televisión en lí­nea con el pretende competir con Netflix. Anteriormente, en el mes de septiembre, también desvelaba algunos detalles obre Megabox, un servicio por de música en lí­nea que va a permitir realizar descargas con un sistema de compensación a los artistas.

Otras noticias sobre... , ,