Panasonic G5-1

Cuando pensamos en comprar una cámara de altas prestaciones nuestra cabeza se va directa hacia una réflex. Las cámaras con espejo móvil siguen liderando el mercado de la fotografí­a avanzada y profesional. Sin embargo hay algunas marcas que han declarado obsoleta esta ví­a, y apuestan por sistemas sin espejo que prometen resultados profesionales. Es el caso de Panasonic y esta cámara, la Lumix G5.

Esta cámara presenta la estética clásica de una cámara réflex, contando con la posibilidad de intercambiar sus objetivos. Es la sucesora de la Lumix G3, una cámara que ya presentaba caracterí­sticas muy interesantes. Es este caso, no parece que las prestaciones de la cámara hayan evolucionado en exceso, pero si lo ha hecho la ergonomí­a y la gama de objetivos.

La Lumix G5 cuenta con un sensor CMOS de 16 megapí­xeles, un captor que ya ha demostrado su solvencia en cámaras más avanzadas. En número de megapí­xeles sólo expresa en tamaño de la imagen que vamos a tomar, no su calidad. En este casi, con 16 megapí­xeles podrí­amos imprimir un foto en alta calidad (300 puntos por pulgada), con unas dimensiones de 39 x 29 centí­metros. Utilizando una impresión con una calidad algo más baja, el tamaño se dispara. Parece poco probable que vayamos a imprimir fotos de estas dimensiones, con lo que este factor parece resuelto.

Panasonic G5

Lo que ha ganado esta cámara con respecto a su antecesora es presencia. Sigue siendo más pequeña que una cámara réflex, pero ha ganado bastante volumen, especialmente en la empuñadura. El escaso volumen era una de las pegas más importantes que se le poní­an a la G3, ya que parecí­a que se iba a escurrir entre las manos por su escaso tamaño.

La pantalla trasera es móvil y táctil. La visagra permite que la orientemos en cualquier dirección para facilitar las tomas más complicadas y la grabación de ví­deo. Además, a través de su pantalla táctil podemos navegar entre los diferentes menús de la cámara. La pantalla táctil es la opción de moda, pero en las cámaras fotográficas no convence a muchos fotógrafos. Por eso, esta cámara también cuenta con multitud de botones fí­sicos que nos permiten interactuar con las opciones más habituales como la obturación o la velocidad. Además, incluye cuatro botones de acceso directo sin función asignada, para que sea el usuario el que decida su función.

Panasonic G5

La grabación de ví­deo también está presente en este modelo con relativa importancia. La calidad ha subido hasta el estándar Full HD (1080 pí­xles de ancho). Además, la posibilidad de jugar con diferentes objetivos le aporta un toque muy interesante a las tomas de esta cámara. Sin embargo, la marca no se ha atrevido a apostar fuerte en este aspecto. Al pasar al modo ví­deo, los controles manuales desaparecen, con lo que se limita notablemente la creatividad.

No tenemos precio oficial para esta cámara, pero por la experiencia con su antecesora, podemos aventurar que rondará los 700 euros con un objetivo básico. Lo que si sabemos es cuando podremos verla en las tiendas, será al final del verano, en septiembre.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,