Windows Phone 7.8

Un regalo de consolación. Eso es lo que recibirán los terminales que cuentan con el sistema operativo móvil Windows Phone, tanto los Nokia Lumia (que en los últimos tiempos se han convertido en los abanderados de este sistema) como otros modelos lanzados por fabricantes como Samsung o HTC. Al tiempo que Microsoft ha presentado su nueva versión Windows Phone 8, también ha anunciado que los terminales actuales no podrán actualizarse a este nuevo sistema. Este anuncio podrí­a tener que ver con el hecho de que el código fuente del nuevo Phone 8 se vaya a remodelar de forma considerable acercándolo mucho a Windows 8.

El caso es que los propietarios de un móvil Windows Phone se tendrán que conformar con una actualización menor, Windows Phone 7.8, algo así­ como una versión light de Windows Phone 8. El principal cambio que podrán disfrutar es la nueva pantalla de inicio (que, por cierto, recuerda poderosamente a Windows 8). Esta interfaz renovada contará con la presencia de tres bloques o tiles de diferentes tamaños, un cambio que aportará de mayor dinamismo a la presentación visual de este sistema.

Así­, contaremos con un tamaño de bloque pequeño, similar a los iconos que nos podemos encontrar en iOS en cuestión de tamaño, pero que aún así­ incorporará la posibilidad de mostrar informaciones en vivo (una de las caracterí­sticas con las que ya contamos en Windows Phone 7.5). El siguiente tamaño de los bloques de esta versión de Windows Phone 7.8 será el mediano, que coincidirá con los bloques que ya se utilizan en la versión actual. En el último lugar, los bloques grandes contarán con un tamaño que ocupará el ancho de la pantalla, y que podrán ser aprovechados por todos los desarrolladores (hasta ahora estaban reservados para las apps preinstaladas de Microsoft).

Windows Phone 7.8

Una de las ventajas de esta actualización es que llegará a través de WiFi y no por el filtro que suponen las operadoras (un filtro que ralentiza considerablemente el despliegue de las actualizaciones, como hemos visto con las nuevas versiones de Android). Por otra parte, Microsoft ha anunciado que todas las apps que funcionan en Windows Phone 7.5 podrán utilizarse sin problemas tanto en Windows Phone 7.8 como en Windows Phone 8. No obstante, esta compatibilidad no será retroactiva, ya que las apps desarrolladas para Windows Phone 8 no funcionarán en versiones anteriores.

Sea como fuere, la compañí­a le está haciendo un flaco favor con este anuncio a fabricantes como Samsung, y sobre todo Nokia. El fabricante acaba de lanzar al mercado su Nokia Lumia 900, un terminal muy interesante con Windows Phone 7.5 pero cuyas ventas podrí­an verse afectadas al saberse que no recibirá la actualización al nuevo sistema operativo móvil de Microsoft. Y, por último, tampoco hay que olvidarse de mencionar la fragmentación que se va a producir de los terminales con Windows Phone. Un problema que no es nuevo, ya que ocurre con todo un peso pesado como Android, pero que ha dejado en evidencia a Microsoft.

Y es que una de las crí­ticas vertidas desde Redmond sobre el sistema de Google fue precisamente considerarlo un sistema muy fragmentado, y defender que Microsoft querí­a ofrecer con Windows Phone una experiencia completa y unificada, haciendo que todos sus terminales trabajaran sobre la misma plataforma. Una afirmación que no se ha sostenido por demasiado tiempo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,