sega toylet 01

Hace años, la compañí­a japonesa Sega se disputaba con su máximo rival, Nintendo, el primer puesto en la industria de los videojuegos. Los creadores de Sonic fabricaban consolas y videojuegos punteros hasta que su estela se fue desinflando con la llegada de los (por aquel entonces) novatos en este mundillo, Sony y Microsoft. Hoy en dí­a Sega sólo se dedica a desarollar videojuegos desde que hace casi de una década desistiera de fabricar consolas de sobremesa. Por estas tierras sólo vemos sus juegos, pero en Japón el sello «Sega Toys» fabrica juguetes y todo tipo de maquinaria relacionada con el entretenimiento digital.

La noticia que nos ha llegado hoy desde el paí­s del sol naciente, bien podrí­a parecer una inocentada del Dí­a de los Santos Inocentes, pero no. Imaginaros entrando en un lavabo masculino de Japón y encontrar que en el lugar donde debéis hacer aguas menores, ha sido adaptado un videojuego con una pantalla LCD a la altura de vuestra cabeza, para que el chorro de tú orina impacte en un sensor y puedas conseguir una buena puntuación. Pues sí­, eso es básicamente lo que Sega ha ideado con «Sega Toylet». Se acabó eso de ir a orinar y mirar al techo silbando, mientras tu compañero de batalla comprueba el tamaño de tu”¦reloj. Con Sega Toylet se podrá competir con el chorro de la orina en divertidas partidas multijugador. No os perdáis el ví­deo que os mostramos a continuación por que no tiene desperdicio

sega toylet

El invento es sencillo, el urinario dispone de un sensor de presión que va conectado a la pantalla LCD que muestra el videojuego en cuestión. Cuando el jugador apunta su chorro de orina contra el sensor, el videojuego responderá y podrá recoger datos relativos a la fuerza o la cantidad expulsada. Para que Sega Toylet no aburra en la primera micción, dispone de cuatro minijuegos diferentes que invitarán a intentarlo una y otra vez, fomentando quizás la bebida intencionada de lí­quidos para volver cuanto antes al lavabo.

Los minijuegos disponibles son:

The North Wind and Her: en el que la fuerza de nuestro chorro de pis debe levantar las faldas de una moza muy de cómic manga. Dependiendo de la fuerza impresa al sensor, podremos conseguir una mayor o menor puntuación y ver más o menos atributos de la señorita virtual en cuestión.

Milk from nose: este minujuego tiene por objetivo vencer a un contrincante en un combate de sumo, en el que los jugadores expulsan chorros de agua por su nariz. Lógicamente aquí­ vencerá el que más fuerte consiga orinar.

Manneken Pis: aquí­, una estatua medirá la cantidad de orina expulsada y nos dará una puntuación. Al terminar nos saldrán los mililitros y una comparación con diferentes envases.

Graffiti Eraser: por fin haremos algo útil con nuestra orina, ya que todo lo que echemos se transformará virtualmente en una manguera borra gratifis callejeros. De la capacidad de nuestra vejiga depende que consigamos llegar a completar este desafí­o de buen ciudadano.

La tónica habitual con este tipo de inventos raros es que no salgan de Japón, aunque es posible que dentro de poco tiempo muchos de vosotros os veáis jugando con este juego en algún bar o discoteca, ya que Sega ha confirmado que piensa venderlo a otros paí­ses. El precio completo del Sega Toylet más los juegos ronda los 1400 euros, pero te asegurarás que ese cartel que cuelga de tu establecimiento y que reza «Para usar el baño hay que consumir», esté más justificado que nunca. Por si alguno cree todaví­a que estamos de guasa, os dejamos con un par de ví­deos de este juguetito de Sega donde puede verse cómo funciona. NO chicas, de momento no hay planes para una versión femenina del juego, imaginamos que la logí­stica de su desarrollo suponga algo más de trabajo para la gente de Sega, pero nunca se sabe…

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...