Windows Phone. Es posible que una palabra le suene mucho, pero junto con la otra se hace algo extraña. Si en los ordenadores ya nos hemos acostumbrado a tener Windows, lo que es menos frecuente es haber visto Windows Phone. Estamos hablando del famoso interfaz de ventanas, pero en la versión diseñada especí­ficamente para móviles. El programa básico que hace que funcionen algunos aparatos como teléfonos móviles o tabletas. Lo fabrica Microsoft y se llama Windows, pero no se parece en nada al que usted tiene en su ordenador.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Un poco de historia

Microsoft arrastraba un sistema operativo para teléfonos móviles que no gustaba a nadie. Se llamaba Windows Mobile, y era lento y engorroso. Empezó la era de los smartphones, llegó un teléfono dispuesto a revolucionar el sector: el iPhone. Poco después apareció Android, hablamos del año 2008, como sistema operativo para móviles elaborado por el gigante Google. La era de los teléfonos inteligentes estaba comenzando y Microsoft se estaba quedando a la zaga. Windows Mobile se quedaba obsoleto y sus sucesivas actualizaciones no resolví­an el problema.

Así­ que en Redmond, la central de Microsoft, decidieron jubilar el anterior sistema y empezar de cero. Llegaron muy tarde, en septiembre de 2010, pero el nuevo sistema operativo impresionó. Era sencillo, divertido y muy fácil de utilizar. En definitiva, no parecí­a Windows. Pero claro, por entonces ya habí­a dos grandes sistemas operativos para móviles asentados, y meter la cabeza no era nada fácil.

Windows Phone 7

Si por algo destaca este sistema operativo es por lo sencillo que resulta de utilizar. Desbloqueamos el teléfono y “voila!”, tenemos una pantalla de inicio con lo básico que queremos de un teléfono inteligente. Llamar, mensajes, correo, Internet (navegador), contactos… Todo en mosaicos perfectamente claros. Para las aplicaciones más especí­ficas deslizamos el dedo hacia la izquierda, y aparecen todas ordenadas por orden alfabético. Sencillo y simple.

La interfaz no se parece nada a la de un ordenador con Windows 7. No hay escritorio ni iconos ni barra de inicio. La llamaron interfaz “metro” y si algo se puede decir de ella es que es francamente atractiva y práctica. Aquí­ os dejamos un ví­deo en el que se ve como se mueve en un HTC HD2.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=T7NcHiB8qFs&feature=fvst[/youtube]

Problemas

Si, es muy bonito, entonces ¿por qué no triunfa del todo? El mayor problema de Windows Phone no es estrictamente culpa suya, son la aplicaciones.

Llegar el último a la fiesta tiene sus inconvenientes, puede que te hayas quedado sin pareja. Lo que está haciendo que los teléfonos inteligentes triunfen son las aplicaciones (o apps). Programas que alguien independiente a la marca crea para que funcionen en un sistema operativo. Alguien coge un teléfono con Android y programa una aplicación que permite chatear con los amigos sin pagar ni un euro, por poner un ejemplo. O alguien con un iPhone crea un programa para poner filtros a las fotos y que queden más bonitas. Programas para el teléfono: aplicaciones.

Cuando se presentó Windows Phone ya habí­a desarrolladores en todo el mundo programando aplicaciones para Android y iPhone. Y millones de propietarios de teléfonos con estos sistemas operativos. Convencerlos a todos de que lo dejen y utilicen Windows Phone es al menos complicado.

A dí­a de hoy existen más de medio millón de aplicaciones para iPhone, y un número similar (un poco más bajo) para Android. El mercado de aplicaciones de Windows Phone, el Windows Market, acaba de llegar a los 80.000 tí­tulos. No son pocos, pero está todaví­a a cierta distancia de los grandes. Además, algunas aplicaciones emblemáticas como WhatsApp tardaron muchí­simo en llegar a Windows Phone, lo que desesperaba a los propietarios.

Nokia

La unión hace la fuerza, así­ que en Microsoft pensaron que si se habí­an quedado a la zaga haciendo software para teléfonos, serí­a una buena idea buscar a alguien que supiera de fabricar móviles y darse la mano. Y ese alguien tení­a nombre finlandés: Nokia. Así­ nació una de las alianzas entre empresas tecnológicas más grandes que hemos visto en los últimos años.

Nokia ha inundado el mercado con una serie de teléfonos inteligentes con Windows Phone: los Lumia. Son sencillos, bonitos, eficientes y sobre todo baratos. Pretenden cubrir toda la gama, desde el smartphone más puntero como el Nokia Lumia 900 hasta un Nokia Lumia 610 con un coste más asequible. El tiempo dirá si la apuesta tiene éxito.

Windows Phone es un sistema operativo eficiente que no ha cosechado todo el éxito que se esperaba. Estamos empezando a ver a su nueva entrega: Windows 8. Pero esta versión es mucho más ambiciosa. Pretende trasladar esta interfaz del teléfono a las tabletas y ordenadores, pero ésta es otra historia. Y la contaremos aquí­ en tuexperto.com

Noticias relacionadas