spotify 01

¿Qué está pasando con Spotify? Hace algunos dí­as, hablábamos de algunas novedades interesantes que afectaban a los usuarios europeos, y por ende, a los españoles. Nos referí­amos a la integración de nuevas aplicaciones y cómo no, a la eliminación de la restricción del número de reproducciones por canción. Se trataba, sin lugar a dudas, de una muy buena noticia para los de aquí­. Pero, ¿qué hay sobre los usuarios estadounidenses?

Los norteamericanos tardaron un poco más en probar el nuevo servicio para escuchar música ví­a streaming que tanto estaba triunfando en Europa. Un acuerdo con las herméticas discográficas del territorio hizo posible que el servicio llegara a Estados Unidos. Nueve meses después del aterrizaje, algunos medios ya valoran su puesta de largo en el paí­s como un auténtico fracaso. Y es que en estos momentos, Spotify en Estados Unidos solo cuenta con un 20% de los suscriptores de pago, unos 600.000 usuarios que estarí­an dispuestos a abonar una cantidad mensual de dinero por acceder a toda la música que ofrece Spotify sin publicidad ni interrupciones.

spotify 02

Los sellos discográficos no están tan satisfechos como Spotify esperaba. La revolución musical no ha sido tan extraordinaria. La gran mayorí­a ha decidido no apostar por el producto de diez dólares mensuales que ofrece música sin lí­mites. Esta es la realidad. Por ahora, se han suscrito al servicio unos 3 millones de usuarios, de los que apenas medio millón ha decidido pasarse a la modalidad Premium. Estarí­amos hablando de un 20% escaso, tal como ya te avanzábamos al principio. No hay que olvidar, por otra parte, que el número de suscriptores no creció de manera progresiva en Europa hasta al cabo de un tiempo, justo cuando los usuarios empezaron a acostumbrarse al método Spotify. Al cabo de algunos meses, además, la compañí­a incorporó algunas restricciones importantes, como un máximo de horas para escuchar música o un número de escuchas limitadas (hasta cinco) de cada canción. Aunque esto hizo que muchos usuarios abandonaran el barco, algunos optaron por suscribirse a la modalidad Premium para poder disfrutar de todas las canciones que deseaban, sin limitaciones ni impedimentos de ningún tipo.

No ocurre lo mismo en Estados Unidos. Para empezar, hay que recordar que las discográficas (poco dadas a negociar) impusieron algunas limitaciones que han frenado a muchos usuarios. Transcurridos seis meses después del registro, los usuarios ven limitada la reproducción de canciones hasta diez horas al mes. Otro obstáculo que también se incluí­a en el modelo americano era la limitación de cinco reproducciones. El levantamiento de esta segunda restricción podrí­a relanzar el servicio, pero lo cierto es que Spotify no está logrando suscripciones por un largo perí­odo de tiempo a los productos más caros que cuestan diez dólares al mes. El público norteamericano no se acostumbra al modelo o no lo ve viable. Tampoco ayuda la escasa predisposición que el mercado discográfico ha tenido hasta la fecha. Habrá que ver cómo acaba este asunto. De momento no se contempla una retirada, con la perspectiva de obtener unos resultados más alentadores en breve.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.