movistar 01

Movistar ha dicho basta. La compañí­a Telefónica ha anunciado en el Mobile World Congress de este año que desde este mismo 1 de marzo, los clientes que quieran hacerse con un smartphone o con un teléfono móvil sencillo tendrán que abonar la máxima cantidad al contado. Eso o comprarlo a plazos, que es otra opción interesante para aquellos que no tienen la menor intención de gastarse todos sus ahorros de una sola vez. Los responsables de Telefónica han indicado que lo venderán al mismo precio que se lo haya vendido la compañí­a propietaria del terminal en cuestión, de manera que a los clientes no les quedará otra que apoquinar de golpe la cantidad que se les pide por hacerse con el iPhone 4 o con el Samsung Galaxy S2. Al igual que ha hecho Orange en los últimos dí­as, Telefónica quiere mantener los clientes que realmente quieren quedarse con subvenciones exclusivas, evitando así­ las permanentes e inevitables fugas a otras operadoras.

movistar 02

La guerra de precios que han implantado las propias operadoras no puede seguir adelante. Para Telefónica no es rentable, de manera que puestos a recortar gasto, ha decidido cambiar una estrategia que en realidad no les salí­a a cuento. De hecho, las cifras indican que cada compañí­a se gasta la friolera de 1.300 millones de euros al año en esta táctica de robo al prójimo, un 25% de los costes, lo que no evita que al cabo de unos meses (superado el compromiso de permanencia) el cliente se marche a la compañí­a que pueda ofrecerle una oferta más suculenta, o lo que es lo mismo, el móvil de sus sueños por cero euros. A pesar de todo, esta era una práctica muy criticada por los clientes que ya estaban conforme con el trato de su compañí­a y querí­an hacerse con un móvil nuevo. Y es que empresas como Orange, Vodafone, Yoigo y la propia Movistar, solo ofrecí­an (y ofrecen) buenas ofertas a los clientes que cambiaran de compañí­a. Está claro que la guerra no tiene mucho sentido, aunque algunas sigan en sus trece.

Se lo guisan y se lo comen. El sistema que no era rentable para Telefónica tampoco lo era para sus clientes, que en muchas ocasiones no les quedaba otro remedio que cambiar de compañí­a si querí­an hacerse con un smartphone equipado a un precio más asequible. El cambio de estrategia, en principio, beneficiará a los clientes más fieles, aunque eso también está por ver.

Los que quieran comprar un teléfono a plazos tendrán que hacer un crédito, de manera que cada mes pagarán una mensualidad mí­nima de 10 euros, con intereses y en un máximo de 18 meses.

Por ahora, Movistar tiene en mente un ahorro importante que no se ha especificado, pero que bajo la opinión de los que permanecen en su cuota de clientes históricos deberí­a reportar algún que otro beneficio. Y no solo a la compañí­a. Los sistemas de puntos siguen siendo un imposible, de manera que el usuario que quiere seguir fiel a sus tarifas acaba por pagar mucho más que los que acaban de llegar. Veremos cómo nos afectan estos cambios y en qué vamos a notarlo en el sentido más práctico.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...