Internet|9 Agosto 2011 5:30 pm

Spotify ha usado durante meses una cookie espía imborrable


Quien ha descubierto el pastel ha sido la Universidad de Berkeley. Han comprobado que Spotify lleva un tiempo utilizando una cookie especial capaz de resistir todos los intentos de eliminación del usuario. También es capaz de saltarse determinadas opciones de navegador como el bloqueo de cookies, o la activación de sistemas de navegación anónima. No se trata de una cookie propia del sitio, sino de una de terceros proporcionada por una página llamada KISSmetrics.

Con ella, los propietarios de una página podrán obtener información fidedigna sobre cuántos visitantes tienen, qué es lo que hacen y de dónde vienen. Los programadores de KISSmetrics afirman que la información obtenida es mucho más completa y valiosa que la que proporciona Google Analytics. Nada de esto sería objetable si los usuarios pudieran ejercer su derecho de no recibir cookies, o de que se borraran al cerrar la ventana o el navegador. Por desgracia, eso es imposible.

Este escándalo, que no sólo afecta a Spotify, sino también a Hulu, entre otras 7000 empresas de Internet, llega en un momento en que en las autoridades de diversos países están solicitando a las empresas de navegadores que incluyan una opción para aquellos usuarios que no quieren ser rastreados en Internet. La reacción inmediata de los de Spotify ha consistido en una declaración en la que afirman que la privacidad de sus usuarios es lo más importante para ellos, y que iban a tomar medidas de inmediato para eliminar la cookie de su página web. De hecho, en estos momentos, la página afronta una demanda colectiva contra KISSmetrics y todos sus clientes por violar la intimidad de los ciudadanos.

Los de KISSmetrics se defienden afirmando que utilizan su tecnología con fines meramente estadísticos restringida a cada una de las páginas, y que no cruzan entre sí ni recolectan los datos de todas las páginas que utilizan su servicio. Pero lo cierto es que es una de las capacidades principales de su cookie, que permite seguir al usuario de una página a otra a lo largo de todo su recorrido Internet, incluso a través de aquellas donde éste ha dejado sus datos personales, por ejemplo para registrarse o para hacer una compra. Como la cookie es imborrable, todo ese rastreo permanece. Nadie de Spotify, Hulu o KISSmetrics se ha molestado todavía en explicarles a los usuarios cómo borrar esa cookie de sus ordenadores.




Otros artículos relacionados:

Seguridad y automóvil, hackers consiguen abrir y arrancar un coche por SMS
Apple lanza la nueva actualización de seguridad iOS 4.3.5 para iPhone, iPad e iPod
Cazador de hackers, un puesto de trabajo en alza y bien remunerado
Hackers de Anonymous y LulzSec detenidos en Estados Unidos y Europa
Etiquetas:

Dejar un Comentario