amazon_editoriales_01

Problemas para Amazon y problemas para el Kindle. Varias editoriales se han puesto en pie de guerra contra el popular catálogo online, y no se trata de ningún farol. El motivo de la discordia es el precio final al que se venden los ebooks. Mientras que Amazon quieren mantener un tope de 10 dólares (7,3 euros), las compañí­as insisten en obtener libertad para colocar a sus tí­tulos el importe que crean conveniente.

La última empresa en sumarse a este pulso contra Amazon ha sido Hachette, que quiere vender sus libros más populares entre 13 y 15 dólares (de 9,5 a 11 euros), aunque reduciéndolo a 6 dólares (4,3 euros) en aquellas publicaciones que lleven más tiempo en circulación. Otras dos, Macmillan y HarperCollins, ya habí­an reclamado medidas similares para controlar el precio de sus ejemplares digitales. No se trata de ninguna casualidad. Son tres de las cinco editoriales que recientemente han firmado acuerdos con Apple.

amazon_editoriales_02

Los de la manzana mordida quieren explotar las posibilidades de su nuevo iPad táctil como lector de libros electrónicos. Y estas tres compañí­as no sólo han encontrado en el iBookStore una ví­a de expansión para su actividad. También es una ruta de escape de la polí­tica restrictiva de precios que hasta ahora ha llevado a cabo Amazon. Se rumoreó que amenazarí­an con la retirada de todas sus publicaciones, aunque realmente fue la tienda virtual la que llegó a suprimir temporalemente todo el catálogo de Macmillan como medida de presión.

Ante este enrarecido clima, Amazon ha decidido finalmente dar su brazo a torcer. Estas tres entidades están autorizadas para vender sus bestsellers al coste que prefieran, y serán los consumidores quienes decidan si merece la pena el gasto. Macmillan y las otras argumentan que la medida favorece el modelo de negocio del Kindle, pues los lanzamientos relevantes se producirán simultaneamente en formato impreso y digital con un importe equiparable (parece lo más benecifioso según indican las últimas cifras). Pero como fabricante de un lector de libros electrónicos, Amazon considera más conveniente mantener precios económicos que fomenten la compra, e insta al resto de empresas a no seguir los pasos de estas tres “ovejas descarriadas”.

La situación parece resuelta por el momento, pero no parece que ninguno de los bandos haya dicho aún su última palabra. Incluso antes de su lanzamiento, el iPad ya ha logrado generar controversia entre dos bandos que, a fin de cuentas, tienen intereses comunes y están obligados a entenderse. En Apple se frotan las manos, aunque siguen dependiendo de la aceptación que tenga su nueva tableta táctil. De momento ha convencido a las grandes editoriales (lo de la protección DRM les encanta). ¿Y a los consumidores?

Fotos: CarbonNYC / myuibe. Ví­a: Electronista

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,