manifiesto-01

Es la revolución de las arrobas. Ayer, los cuatros blogs del Grupo Tuexperto hemos apoyado abiertamentey sin fisuras el Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet. Y lo hemos hecho junto a más de 55.000 blogs de todo el paí­s. Al final se ha producido una protesta generalizada contra el Anteproyecto de Ley de Economí­a Sostenible. Un anteproyecto que está levantando la alarma social en contra del Gobierno y de su Ministra de Cultura.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Esta reacción, secundada por grupos en redes sociales, movilizaciones activas en sitios de microblogging (con Twitter a la cabeza) o agregadores de noticias, ha supuesto un hecho sin precedentes. Una protesta que se ha convertido en un pulso de una comunidad de internautas españoles (ciudadanos y votantes) contra la actitud de un Gobierno que cede ante los lobbys de la industria en contra de sus votantes.

Pero, sobre todo,  se trata de un pulso de los ciudadanos en defensa de la libertad de expresión.

El eco que se ha sentido en el ciberespacio al respecto del polémico Anteproyecto de Ley de Economí­a Sostenible ha visto su reflejo en las más de 58.000 entradas que Google Blog Search ha registrado como sitios que se han posicionado a favor del Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet. Y lo ha hecho en sólo seis horas. No es la única cifra que sorprende: el propio buscador ha incorporado más de un millón de entradas en su versión española referenciándose en torno a la controvertida cuestión.

gonzalez-sinde

Nunca hasta ahora se habí­a sentido un enfrentamiento tan firme entre la asociación Gobierno-Sociedades de Autores-Industria del entretnimiento y la que representa los derechos de los ciudadanos. Y hemos llegado a este punto por un anteproyecto de Ley que, de ser ratificado, darí­a con la creación de un grupo con potestad para secuestrar páginas web y cerrar medios de comunicación. Algo que, en los paí­ses democráticos sólo es propio del Poder Judicial. Y todo, además, vulnerando la presunción de inocencia del ciudadano.

Valga esta vasta movilización para que un Gobierno sensato y con talante reaccione. Para que haga gala de la actitud de quien es un mero depositario del poder, un poder que cual está en realidad en manos de una ciudadaní­a que, a todas luces, se niega a aceptar una Ley que estrangula derechos fundamentales, como la libertad de expresión. Valga una reacción como esta, sin precedentes en nuestro paí­s, para que el Ministerio de Cultura no funcione como un amplificador del sector privado que representan las discográficas, la industria del cine y las sociedades de autor. Valga para que los representantes públicos no preparen con una mano la pista de aterrizaje a una Ley que va a afectar a los ciudadanos españoles, mientras que con la otra relajan el lomo de los afectados, asegurando que nada va a cambiar.

Y sobre todo: valga para que el Gobierno se dé cuenta de que no puede y no debe engañar a los españoles. Por mucho que traten de ocultar una regulación represiva tras una Ley entonada con retórica. Y es que aunque lo vistan de seda, los ciudadanos nos hemos dado cuenta de que nos han intentado meter gato por liebre.