eccerobot2

Si se convocara un concurso de belleza para robots, el premio seguramente quedarí­a desierto. Sobre todo si el Eccerobot decidiera presentarse al certamen. Él es uno de los robots menos agraciados del planeta. Y eso que Saya, la robot recepcionista, no se quedaba corta. El caso es que buena voluntad no les ha faltado a los cientí­ficos que se han encargado de su desarrollo. Por lo visto, la función del Eccerobot es la de imitar en la mayor medida posible, la fisiologí­a de los seres humanos. Todo un reto.

El hecho de que se llame Eccerobot, nada tiene que ver con el popular latinismo Ecce Homo. El nombre de este esperpento responde a Embodied Cognition in a Compliantly Engineered Robot. El robot imita el esqueleto y la musculatura humana, de manera que los cientí­ficos puedan investigar y perfeccionar el movimiento de los robots del futuro. Todo el trabajo se ha realizado en el laboratorio de cientí­ficos de la Technische Universitat Munchen, en Alemania.
eccerobot1

Los huesos del Eccerobot están hechos con polí­meros y se mueven gracias a varios motores eléctricos. Músculos y tendones se han fabricado con un material flexible que imita las formas humanas en la medida de lo posible. ¿Y de qué le servirá todo esto al robot? Pues para empezar, de momento ya es capaz de coger objetos con las manos y hasta dar la mano a las personas para dedicarles un saludo con total naturalidad.

Ví­a: Engadget

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.