granjero chino

Ver para creer. No sólo en las cadenas de montaje chinas hay maña y destreza con la tecnologí­a. En las granjas de interior no se quedan atrás, y el fenómeno aéreo que nos ocupa es la prueba patente de ello. Se trata de un helicóptero casero monoplaza que ha salido del ingenio de Wu Zhongyuan, un granjero de veinte años, quien tras años de frustraciones con la siembra del arroz y la patata se marcó el muy peligroso reto de construir este vehí­culo… y pilotarlo.

El helicóptero en cuestión ha tenido un coste que supera levemente los 1.100 euros, y está diseñado con piezas de metal, el motor de su motocicleta y con matera para las hélices. La documentación necesaria ha salido de libros escolares sobre fí­sica y de algunos patrones que el propio Wu descargó de internet. A partir de ese momento, el resto de los ingredientes con los que sazonar este artefacto no pasaron de la creatividad, el empeño y en la fe de que no se darí­a un castañazo una vez que iniciase el periodo de pruebas.

Y así­ fue. Es decir, así­ no fue, ya que no hubo tal castañazo. Si tener más pruebas que la fotografí­a que está dando la vuelta al mundo con el propio Wu Zhongyuan a lomos del único asiento del que dotó su helicóptero, conviene guardar prudencia para cuando llegue el momento del video. Después de todo, el inventor de este pájaro casero asegura sin pestañear que el aparato se eleva hasta los 2.600 pies de altura. Ya veremos…

Ví­a: Gizmodo

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.