satelites_gps

Los navegadores GPS podrí­an dejar de resultar precisos a partir del próximo año. Esos dispositivos de pantalla táctil, que usamos generalmente como guí­a asistida de rutas en el coche, dependen de unos satélites que empiezan a quedarse muy anticuados. Así­ lo advierte un informe de la Oficina de Responsabilidad de los Estados Unidos, y en apenas unos meses podrí­amos empezar a sufrir las primeras consecuencias.

Según los datos que se manejan, el gobierno estadounidense está encontrando serios problemas para fabricar nuevos satélites dentro de las fechas programadas y sin pasarse del presupuesto disponible. No sólo se necesitan para satisfacer la cada vez mayor demanda de navegadores GPS. También es necesario renovar la flota, pues muchos de los que se emplean actualmente para sistemas de posicionamiento global tienen dos décadas de antigí¼edad. Por no mencionar los elevados costes de mantenimiento de los satélites.

Estando así­ el panorama, el citado estudio vaticina que el próximo 2010 el rendimiento general de los GPS se verá reducido en un 5%. El problema se irí­a agravando progresivamente cada año, hasta que en 2017 sólo pudiesen ofrecer un 10% de su precisión actual. En otras palabras, se volverí­an prácticamente inservibles si no se hace algo para remediarlo.

El próximo satélite de este tipo deberí­a ponerse en órbita en noviembre de 2009, si todo funciona como está previsto. Pero aunque parezca una buena noticia, la realidad es que su lanzamiento llega con tres años de retraso respecto a la fecha original en la que fue programado. Una muestra más de que el proceso de renovación lleva un ritmo muy inferior al de la demanda. Y eso que ahora los teléfonos móviles (como el último Nokia 6600i Slide) o las videocámaras (un ejemplo es la Sony TG7) también empiezan a incluir GPS integrado.

Ví­a: Gizmodo / Foto: Jobriga

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...