i-slide y Pumpboard, dos tablas de skate del siglo XXI 4

Esta tabla de skate bien podrí­a ser la del protagonista de Regreso al Futuro. El diseñador industrial Puzon Maciej es el responsable de este peculiar skateboard hinchable al que ha llamado Pumpboard. Un invento que se desmonta en dos piezas, lo que permite desinflar la tabla y enrollarla hasta alcanzar un tamaño relativamente cómodo como para llevarla en una mochila. La tabla del vehí­culo está construida en un material de fibra de carbono que garantiza la suficiente rigidez como para soportar el peso de una persona.
i-slide y Pumpboard, dos tablas de skate del siglo XXI 4

Por el momento, el vehí­culo no puede comprarse y ni siquiera está en producción. Es un concepto de diseño realmente llamativo, pero cuya viabilidad está por verse. Desde el estudio de Maciej no detallan, por ejemplo, cuál es el sistema de inflado de la tabla que, por el tipo de uso que se le va a dar, deberí­a ser automático. En las imágenes tan sólo se aprecia la válvula que sirve para deshinchar la tabla.
i-slide y Pumpboard, dos tablas de skate del siglo XXI 4
En cuanto a sus dimensiones, el Pumpboard es apenas un poco más largo que un skateboard convencional. Aunque sí­ es considerablemente más alto. Las ruedas delanteras también son más grandes que las habituales y atrás sólo tiene una. No hay un sistema de frenado visible. Todos estos factores afectarán seguramente a la estabilidad y manejo de esta tabla de skate futurista.

2009_01_06_Skate3

El Pumpboard no es el único concepto de skate del siglo XXI para transporte personal que se ha presentado sin mucho éxito. A finales de 2007, un estudiante de la academia de Diseño Industrial israelí­ Hasada College llamado Ofir Tal creó un vehí­culo llamado i-slide. A medio camino entre un monopatí­n tradicional y el más popular Segway. Este vehí­culo de una sola rueda utilizaba acelerómetros para detectar la posición del piloto y determinar la dirección y la velocidad. El i-slide se alimentaba de una pila de combustible de hidrógeno capaz de llevar el vehí­culo hasta unos 15 kilómetros por hora y estaba fabricado en titanio y fibra de carbono. Pese a su refinamiento, este otro concepto tampoco ha alcanzado la fabricación comercial por lo que suponemos que compartirá con el Pumpboard un sitio en ese limbo de las ideas que nunca llegan a buen puerto.

Via: Dvice y Gizmag

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.