El primer videojuego de la historia cumple 50 años 2
Corrí­a el año 1958 cuando el fí­sico estadounidense William Higinbotham creó Tennis for Two, uno de los primeros videojuegos de la historia. Hoy, después de 50 años, hay quien sigue recordando al que fue el predecesor de una de las industrias del ocio más rentable del planeta. La aplicación funcionaba en un ordenador analógico, sobre el que se proyectaba un juego muy parecido al tenis. Imaginación al poder. Una lí­nea divisoria separaba la pista a modo de red y un punto luminoso tení­a la función de pelota. A continuación un ví­deo con una partida real de ejemplo…

http://www.youtube.com/watch?v=EywW2QcS51g

Higinbotham, un fí­sico asombrosamente multidisciplinar, trabajaba por aquel entonces en el laboratorio de fí­sica nuclear Brookhaven National Laboratory. En sus ratos ociosos, se animó a crear este sencillo videojuego, que usaba como entretenimiento para los visitantes que acudí­an por el reclamo de las jornadas de puertas abiertas del laboratorio. Aunque el ordenador sobre el que funcionaba era totalmente analógico (con resistencias, condensadores y relés), el juego ya permití­a seleccionar la altura de la red, el lado del que preferí­as sacar o la longitud final de la pista.

Los lanzamientos se efectuaban con un mando que tení­a dos botones. El mecanismo interno del ordenador detectaba cuándo la pelota ficticia cambiaba de lado, para proporcionar el efecto de retorno adecuado. Higinbotham nunca manifestó el más mí­nimo interés por patentar este juego. Quizás no sabí­a que su más inmediato heredero serí­a el Pong y que años más tarde la tecnologí­a aportarí­a cambios espectaculares a los videojuegos. El autor de Tennis for Two, por desgracia, también participó en otros experimentos no tan inocentes. Fue uno de los miembros del grupo que creó la bomba atómica. Aunque, años más tarde, se convirtió en un reivindicativo activista anti-nuclear.

Foto de: Oskay / Ví­a: Cinco Dí­as

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.