Cómo elegir un proveedor de alojamiento en Internet 5
Tener una página web ha dejado de ser un privilegio sólo para grandes empresas. Hoy en dí­a, hasta la panaderí­a de tu barrio puede que tenga su propio espacio en la Red de redes, ya sea con fines comerciales, para prestar algún tipo de servicio online o simplemente para colgar información sobre dónde está situado el negocio. Y también han crecido exponencialmente las webs que se lanzan por simple afición, como sucede con los blogs personales. Por eso, cada vez son más personas las que se hacen la misma pregunta: ¿qué proveedor de alojamiento web elijo?

En este artí­culo vamos a ofreceros una serie de consejos al respecto. Y casi todos ellos responden a una misma lógica: cada web tiene sus propias necesidades, sólo hay que buscar la oferta que mejor case con nuestra demanda. Una página web personal que sólo vamos a promocionar entre nuestros amigos no necesita un servicio amplio y potente, pues serí­a despilfarrar el dinero. Una pyme (empresa pequeña o mediana) que, además de la web, necesite alojamiento para cuentas de correo propias e incluso para un servicio FTP, hará mal si contrata el servicio más barato que encuentre, pues le dará muy poco margen de maniobra. Pero mejor veámoslo más detenidamente en estos consejos que os ofrecemos:

1- ¿Qué tipo de servicios necesito?
Es una buena pregunta que necesitamos hacernos a nosotros mismos. No sólo por el volumen de tráfico que vayamos a tener, como veremos más adelante, sino por las herramientas que vamos a necesitar. Si vamos a lanzar un blog, conviene saber qué proveedores nos van a permitir integrar fácilmente la plataforma de edición que usemos, como pueden ser WordPress o Movable Type. Incluso, si no queremos tener un dominio propio, podemos utilizar servicios gratuitos de alojamiento como Blogger o WordPress.com.

Cómo elegir un proveedor de alojamiento en Internet 5
Si se trata de una tienda virtual, tenemos que buscar un proveedor que facilite la gestión de sistemas de pago por Internet, fundamentales en toda página web destinada al comercio electrónico. Antes hablábamos de los servicios FTP y las cuentas de correo electrónico. En estas últimas, por ejemplo, también es útil saber si nuestro proveedor nos va a proporcionar servicios de webmail. Es decir, un servicio para acceder a las cuentas de correo que usamos en la oficina desde un programa como Outlook, pero desde casa y a través de una página web.

2- ¿Qué capacidad de alojamiento necesito?
Los proveedores ofrecen muchos tipos de planes distintos, en los que uno de los criterios básicos es el espacio de alojamiento ofrecido. Se suele medir en megas, aunque algunos de gama alta llegan a los gigas. Si vas a colgar la web de tu empresa o las fotos de la familia, mira lo que ocupan y haz los cálculos para elegir el plan más adecuado. Pero, eso sí­, no elijas con el espacio justo. Deja un margen generoso por si tienes que ampliar la web más adelante o añadir más fotos.

Otro tema que conviene tener en cuenta es el tráfico de datos que vamos a generar. Se suele medir también en megas o gigas y en un plazo de tiempo mensual. Aquí­ de nuevo conviene buscar un plan que cubra nuestro tráfico habitual y un poquito más, porque así­ tendremos un colchón de seguridad en el caso de que tengamos dí­as en los que se genera un tráfico más alto de lo habitual. En los sitios web de noticias este tipo de situaciones se producen cuando, por ejemplo, un artí­culo publicado llega a portada de sitios como Meneame.net o lo enlazan desde un blog popular.

Si no somos expertos en esta materia, siempre podremos recurrir a indicadores básicos y sencillos, como el número de visitas diarias que solemos recibir. Hay muchas opciones para conocer este tipo de datos, como Google Analytics o Webalizer, ambas gratuitas. A partir de este tipo de cifras, un buen proveedor siempre nos asesorará sobre cuál de sus «paquetes» es más indicado para nosotros. Si no lo hace o no justitica la elección de un paquete u otro de forma clara, busque otro proveedor.

3- ¿Qué hay del precio?
Existen servicios de alojamiento realmente tirados de precio, incluso gratuitos que pueden venir bien para una página web personal. Pero suelen inundar a cambio nuestra web con publicidad (sobre todo los gratuitos), tener poca capacidad de alojamiento y carencias como un servicio técnico lento, sin atención en español o, directamente, inexistente. Así­ pues, no son los más indicados para alojar una web de la que va a depender la imagen de nuestro negocio. No hay que renunciar a conseguir un buen precio, pero teniendo en cuenta que siempre necesitaremos un respaldo suficiente, aunque eso implique pagar un poco más.
Cómo elegir un proveedor de alojamiento en Internet 5
4- Busque un proveedor que trabaje de forma realmente online
Si hablamos de alojamiento web, es ilógico que para contactar con nuestro proveedor o realizar alguna gestión sencilla tengamos que usar casi siempre el teléfono. Ojo, es muy importante que siempre podamos resolver algún problema puntual haciendo una llamada y con coste local (muchos proveedores extranjeros, por ejemplo, no nos ofrecen esta posibilidad), pero tambien conviene conocer previamente qué tareas vamos a poder realizar de forma virtual, como dar de alta cuentas de correo, actualizar el contenido o mirar las estadí­sticas.

Por supuesto, aquí­ entra muy en juego la forma de comunicarse con el servicio técnico y su tiempo de reacción. Para prever la celeridad con la que vamos a ser atendidos por un proveedor, siempre podemos realizar el siguiente experimento antes de contratar nada: enviar una consulta de precios por correo electrónico y comprobar el tiempo que tardan en contestarnos y la calidad de la respuesta. Esto nos dará un buen indicador sobre el tiempo que se invertirá en la resolución de problemas.

5- No se ate a un sólo proveedor de por vida
Contratar alojamiento web no es como hacerse aficionado de un equipo de fútbol. A lo largo de su vida, una web puede evolucionar y tener etapas de más o menos éxito y número de visitas. Por ello, es bastante habitual, además de sano, comenzar con un proveedor que ofrece servicios más básicos y económicos, para luego pasarse a otro con servicios de mayor capacidad que permitan que la página siga creciendo. Haga los cambios que sean necesarios, que para algo se inventó la competencia de mercado.

6- Fí¯jese en otras páginas web
No es cuestión de ser copiones, sino de lógica pura y dura. Nunca está de más fijarse en los proveedores que usan otras webs del mismo tipo y necesidades que la nuestra, ya sean competidoras o webs amigas. En las páginas que nunca tienen problemas técnicos ni caí­das, a pesar de tener un alto número de visitas, parte del mérito está en el proveedor de alojamiento. Vea y compare el funcionamiento de las páginas y anote sus proveedores. ¿Cómo hacerlo? Pues con herramientas como la de esta web llamada WhoIsHostingThis.com. Como mí­nimo, le servirá para descartar definitivamente algún que otro proveedor que suela tener un alto í­ndice de webs que se caen constantemente.
Cómo elegir un proveedor de alojamiento en Internet 5
A través de estos consejos que ahora hemos resumido, nosotros mismos hemos cambiado recientemente de proveedor. Era necesario debido al crecimiento que hemos vivido en los últimos meses: de mayo a octubre, sin ir más lejos, nuestro número mensual de visitas ha subido un 25%, y el número de páginas vistas más del 40%. Y estábamos comenzando a tener algunas caí­das puntuales. Que siempre son indeseables.

Después de analizar un poco la situación y ver lo que nos ofrecí­an los distintos proveedores, decidimos pasarnos a Ferca Network. Sus planes de tráfico nos daban margen de maniobra y además se trata de una empresa española (su sede está en Ciudad Real y sus centros de datos en Madrid), con ventajas como la atención telefónica, de la que no disfrutábamos con nuestro anterior proveedor. Una empresa además con experiencia, pues desde su fundación en 1998 cuenta con unos 100.000 clientes, algunos de ellos tan conocidos como miarroba o la misma Menéame.

Y en efecto, desde el cambio hemos dejado de sufrir los problemas de alojamiento que comenzaban a producirse. Ahora sí­ que estamos preparados para seguir creciendo con vuestras visitas. Así­ que ya sabeis: para elegir vuestro proveedor, tened muy presente siempre qué tipo de página web tenéis o queréis hacer, con todo lo que ello conlleva en aspectos como el tráfico, las tareas de mantenimiento y las previsiones de crecimiento. Luego sólo hay que comparar, hacer números y decantarse por la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Imágenes de servidores: JOHNNIE [email protected] y jaxmac

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.