Es un registrador de vuelo, aunque todos la conocemos familiarmente como “caja negra“. En fatí­dicos accidentes como el que tuvo lugar ayer en la T4 de Madrid, este dispositivo es el que puede resolver las causas exactas por las que el avión o la embarcación, acabó por colisionar. Ayer por la tarde, las autoridades encontraron entre los restos del MD-82 siniestrado, la caja negra, compuesta por dos aparatos que registran el vuelo y que muy probablemente sean la clave para esclarecer que es lo que pasó.

En realidad el aparato incluye dos cajas, preparadas para resistir cualquier accidente. La más importante es que la que se conoce como “Grabadora de datos de vuelo” y que recoge hasta 80 tipos de datos referentes a los controles del avión o al rendimiento de los motores. La otra caja es una “Grabadora de voz en la cabina” que puede captar hasta cuatro canales de voz, grabando el sonido ambiente de la cabina de pilotos y las apreciaciones que hace la tripulación por auriculares y micrófonos.

Otro de los detalles relevantes de las cajas negras pasa por su aspecto y resistencia. Están altamente protegidas y se pintan de colores muy llamativos, como el naranja o el amarillo, de manera que puedan localizarse rápidamente en el lugar del accidente. Aunque, a pesar de eso, todaví­a las conocemos como caja negra.

Gracias a los materiales con los que está hecha, es muy probable encontrarlas. Están preparadas para aguantar 1.100º de temperatura durante media hora, así­ como también, resistir impactos de hasta 3.400 veces la fuerza de la gravedad. Debajo del mar, pueden permanecer sanas y salvas bajo presión, incluso a más de 6.000 metros de profundidad. Es más fácil dar con ellas, gracias a que emiten una frecuencia de 37,5 kHz, si se encuentran por encima de los 4.000 bajo el mar.

En los aviones más modernos, la voz del Comandante y los pilotos se almacena digitalmente y puede grabar hasta dos horas de conversación sin interrupciones. Pero el avión accidentado en Barajas tení­a una antigí¼edad aproximada de quince años, con lo que es posible que la grabación todaví­a se encuentre en tecnologí­a analógica, sobre las clásicas cintas magnéticas. Esperemos que estas pistas ayuden a los investigadores a esclarecer porqué el Comandante decidió regresar para revisar los motores, y en definitiva, cual fue la principal causa de tan desoladora tragedia.

Ví­a: Adn

Otras noticias sobre...