Si hubiera un concurso absurdo para elegir el ordenador del verano, éste seguro que ganaba. Se trata de un PC diseñado para usarse en la piscina y se llama “The Swim of the Rings”. Lo ha creado el diseñador Barry Lai Yin Lock para Next-Gen, una competición de diseño de ordenadores patrocinada por Microsoft.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El caso es que, según lo pintan, este PC es totalmente resistente al agua, con lo que ya no habrá forma de desconectar del trabajo ni en vacaciones. ¡Qué buena idea!

El cacharro está diseñado a modo de flotador para que el usuario se incorpore en el interior de este donut y maneje el ordenador con toda la comodidad del mundo. El sistema es desmontable, así­ cuando termina el baño, el ordenador se puede utilizar en una mesa corriente. Por lo demás, incluye toda clase de opciones que nada tienen que envidiar y que incluso mejoran las prestaciones de un PC normal: Bluetooth, conexión por el móvil, dispositivos inalámbricos, pantalla táctil y un procesador que funciona con energí­a solar. Por si esto fuera poco, todos los componentes del ordenador están protegidos para que no les afecte el agua, así­ que el invento del plástico protector de humedad quedará completamente desfasado.

El modelo además, está preparado para todo tipo de situaciones. El teclado, por ejemplo, es fluorescente para que mientras tomamos un baño de noche, podamos consultar Internet sin problemas. Cuando el flotador se desmonta, ya se puede colocar encima del escritorio y la estructura deja al aire un par de altavoces para escuchar música.

De momento se trata de un prototipo, así­ que aparta la idea de navegar por Internet este verano en la piscina. El ordenador ni siquiera ha entrado en fase de producción. Lo anotamos así­, como otra curiosidad más dentro de este infinito mundo del diseño informático.

Ví­a: Bornrich