Llevarse las comodidades del hogar a cualquier parte del mundo es el sueño de cualquier viajero conformista y poco aventurero. Para él y para cualquier otra persona que desee sentirse en como en casa allá donde vaya, la compañí­a Martin House-To-Go han lanzado su nuevo modelo de cabaña móvil, la Fresh Start. No es que puedas montar dentro un home cinema de dos millones de euros, pero podrás disfrutar de una estancia confortable.

En esencia es como una variante de las tí­picas caravanas que puedes llevar de camping, solo que con la estructura más acogedora de un bungalow rural. Basta con echar un vistazo a su interior para darnos cuenta de que estaremos de maravilla cuando pasemos el tiempo en su interior: espacios amplios, buena iluminación gracias a la gran cantidad de luz que penetra a través de las ventanas, cocina equipada con todo lo necesario, cuarto de baño, una cama grande y el techo situado a una altura muy cómoda. Los materiales son resistentes, de modo que soporten las inclemencias del tiempo, y además no requiere un mantenimiento exhaustivo.

Para transportarla lo único que debes hacer es engancharla a tu vehí­culo principal como lo harí­as con cualquier otro remolque. Puedes llevarla por cualquier carretera y no requiere licencias ni permisos especiales de ninguna clase. Otra buena noticia es que para adquirir una no tendrás que realizar una inversión desmesurada, ya que su precio oficial es de 30.000 dólares (el equivalente a 20.000 euros de los de por aquí­).

El coste tan asequible de la Fresh Start se debe a que los dueños de la compañí­a lo perdieron todo tras el desastre del huracán Katrina. Fue entonces cuando comenzaron a desarrollar la idea de una casa de bajo presupuesto pero robusta al mismo tiempo, y que pudiera reubicarse en otro sitio con facilidad. Un chollo.

Ví­a: Bornrich