Toda gran empresa que se precie debe tener su sonido ambiente de ajetreos, constantes “rings” de teléfono, conversaciones solapadas por el ir y venir de personas y teclas de ordenador pulsándose a velocidad frenética. El problema es que puede que tu empresa sea pequeña y tranquila, o que directamente trabajes desde casa. Si éste es tu caso y quieres aparentar, puedes probar con Thriving Office, un CD que incluye “bandas sonoras de gran empresa”, para usarlo cuando un cliente importante te llame por teléfono.

Tienes tres opciones para equipar tu negocio con el sonido de una “oficina próspera”. Las dos primeras cuestan 6 dólares (algo menos de 4,5 euros), y son dos CDs con dos pistas de sonido distintas de 39 minutos de duración: Ocupado (Busy) y Muy Ocupado (Very Busy). O puedes comprar un CD con ambas pistas por 13 dólares (9,5 euros), por si quieres que el ajetreo sea mayor o menor en función de la hora o el dí­a de la semana.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Para rizar el rizo, puedes usar esta banda sonora para concertar una cita importante por teléfono (poniéndote un traje de bussinesbib si es videoconferencia) y, una vez allí­, hacerte el interesante con el teléfono móvil. Una llamada de tu agente de bolsa, alguien de cierta empresa preguntando “cómo va el asunto de la editorial”, tu secretaria avisándote de un cambio de agenda”¦ No queremos ni imaginar el provecho que tipos como Martin Varsavsky o Brent Kovar podrí­an sacarle a esta clase de servicios.

La idea suena un poco a broma. Pero cuando vamos a una entrevista de trabajo, nos vestimos con traje de chaqueta y corbata y vamos bien afeitaditos y peinaditos. Aunque sea la única vez que lo hacemos en nuestra vida. Porque en el mundo empresarial la apariencia lo es todo. Y no sólo la apariencia visual, sino también la auditiva.

Ví­a: emprendedores