Bailando. Nos hemos pasado el dí­a bailando al saber que el Presidente Zapatero ha cesado hoy a la Ministra de Cultura (ahora ex-Ministra) Carmen Calvo. Y es que la culpa no ha sido del Cha cha cha. Ni se la podremos echar al Boggie. Ella se ha preocupado bien con sus injustas campañas de censurar a todos los españoles por usar Internet. Se ha preocupado de apoyar de forma incondicional a las Sociedades de gestión y Grandes Multinacionales del disco en contra de los propios músicos, de los autores y de todos los españoles.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Al final, tal y como indica Ví­ctor Domingo (presidente de la Asociación de Internautas) la Carmen de la SGAE se ha revelado como “una acérrima enemiga del desarrollo de la Sociedad de la Información en España y tristemente famosa por auspiciar desde su ministerio reiteradas campañas de criminalización de la Internet española”. Muy institucional, pero correcto.

Y continúa Ví­ctor, “en cambio el nombramiento de César Antonio Molina como nuevo ministro, abre las puertas de la esperanza a que ese departamento dé un giro radical, en vez de velar por los intereses particulares de las sociedades de gestión de los derechos de autor anteponga el interés general en beneficio de nuestra cultura. La cultura de todos”.

De esto ya no estamos tan seguros, pero, desde luego esperamos que lo haga mejor que su predecesora. Y este anhelo, casi seguro que se cumplirá, porque es muy difí­cil que un polí­tico lo haga tan rematadamente mal como Doña Carmen.

Sinceramente, no oculto que, al margen de mi agnosticismo polí­tico, siempre he simpatizado más con Zapatero que con los otros, pero también he de confesar que nunca esperé que de las filas del Partido Socialista saliera una ministra tan reaccionaria y partidista como la cesada.

Hoy ha sido un buen dí­a para la cultura.