Después de las lámparas de usos raros y las multifuncionales, cerramos este especial “lámparas frikis” con una última entrega dedicada a un par de modelos de diseño llamativo y extraño. Esperamos haber arrojado algo de luz y, sobre todo, de originalidad a vuestras mesas de trabajo. Porque no nos negaréis que originales son un rato.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

La primera que queremos sacar a colación tiene forma de huevo. Es la Barry Table Lamp. Al pulsar un botón, la esfera se abre por la mitad, dejando a la vista una circunferencia de pequeñas bombillas que se reflejan en el interior, para repartir la luz hacia todas las direcciones. La fabrican en Alemania y cuesta, al cambio, unos 810 euros.


La segunda y última lámpara es holandesa. Su diseño corre a cargo del estudio holandés Buro Vormkrijgers. El nombre del producto es más sencillo y fácil de pronunciar: MIC, así­, a secas. Tiene unas patas tipo telescopio, hechas de aluminio, que se pueden quitar para que la lámpara parezca el sable-láser de Luke Skywalker a medio rendimiento.

Funciona con tres pilas convencionales y está disponible en dos tamaños: 22,5 x 3,8 x 3,8 y 18 x 17 x 16 (siempre en centí­metros). Además, pesa sólo 300 gramos. Por desgracia, no hemos encontrado información sobre el precio. Y es que, incluso en el mundo de las lámparas, la información está llena de luces y sombras.