– “Mamá, el retrato del abuelo está hablando”
– “No, hijo, ese cuadro es un “altavoz” del “Home Cinema” (el equipo de cine en casa para los amigos).

Y es que ya no saben que inventar. La compañí­a belga Masquerade ha desarrollado toda una familia de equipos con sonido envolvente (surround) de diseño. Unos equipos de cine en casa donde las cajas acústicas son delgadas y planas para adaptarse a la pared como un cuadro. Apenas tienen un grosor de 7 cm. Un espesor incluso más delgado que el de las pantallas delgadas de televisión.

Para rematar el diseño tienen un catálogo enorme de fotos artí­sticas que se pueden adaptar a los cuadros sonoros. Pero también admiten que el propio usuario elija las imágenes que tendrán sus cajas acústicas de salón. Un cuadro, un retrato familiar, la portada de un disco de los Chichos, Iron Maiden o el último dibujo que Pablito ha hecho en el cole.

 

 

 

Masquerade dispone de tres tipos de cajas para configurar el equipo completo. Tres modelos que habrá que combinar con una caja central y una de graves. Seleccionando los elementos necesarios compondremos el equipo completo de sonido envolvente 5.1. Es decir, un equipo con dos cajas frontales (izquierda y derecha), una central y dos traseras. Cinco cajas que se complementan con el sonido más grave del subwoofer (una caja más gruesa que el resto: tiene 12 cm de fondo).

Lo más curioso de todo, es que la firma Masquerade emplea unas cajas acústicas muy delgadas sin acudir a la tecnologí­a inglesa de sonido ultrafino NXT. Además, los belgas rematan el invento añadiendo la posibilidad poner las fotos que queramos para cubrir las cajas colgantes. Al final, el aspecto del equipo de sonido es similar a una serie de cuadros colocados por el salón.

Esta diferencia substancial en el aspecto respecto a los equipos de cine más populares se traduce también en el precio. A pesar de no ofrecer un sonido tan depurado como el que conseguimos con cajas convencionales de calidad media-alta (JBL, Kef, Mission)… un sistema de cajas Masquerade completo oscila entre los 600 € (50 w por caja) y los 1.900 euros (90 w por caja).

Otro detalle que deberemos tener en cuenta es que las cajas van cableadas. Eso quiere decir que, si queremos montarlo como es debido, tendrí­amos que hacer una pequeña obra para ocultar cada uno de los cables que asomarán de cada caja.

Pero, así­ es la vida. Escuchar los alaridos de una peli de terror a través de la foto del niño, o la banda sonora de una pelí­cula épica a través de un cuadro de Goya es algo distinto. Y es que hay cosas que no tienen precio.

 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.