Mulder y Sculy se llevarí­an una decepción si, investigando uno de sus Expedientes X, encontrasen a un ladrón de portátiles. Eso es justo lo que le ha pasado a James Melin, un usuario que se animó a buscar extraterrestres mediante el programa [email protected]

Pero vamos por partes. SETI en inglés significa “Búsqueda de Vida Extraterrestre”. Existen varios proyectos con este fin interplanetario. El bautizado como [email protected] es una iniciativa de la Universidad de Berkeley (California), que comenzó a funcionar en 1999. En Arecibo (Puerto Rico) un radiotelescopio gigante capta señales de radio. Cualquiera puede entrar en la web de [email protected] y descargarse un programa que recibe y analiza dichas señales, para luego enviar los datos de vuelta a Berkeley.

Hay millones de personas en todo el mundo que, de esta forma, prestan apoyo logí­stico al proyecto de forma desinteresada. La esposa del señor Melin era uno de estos buenos samaritanos.

Un ladrón entró en casa del señor Melin el pasado 1 de enero y se llevó el ordenador portátil de su mujer. Pero el ladrón, además de ser un desalmado (mira que robar justo el Dí­a de Año Nuevo), era un poco descuidado. O desinformado.

El citado programa arranca con un salvapantallas, para aprovechar el tiempo que no usamos el ordenador mientras está encendido. Pues bien, el ladrón dejó saltar el salvapantallas unas tres veces.

Y el señor Melin se percató de estos tres “arranques” al consultar la base de datos del proyecto. En dicha base, entre otras cosas, queda registrada la dirección IP de cada ordenador que se conecta. Con dicha dirección se puede determinar más o menos la localización geográfica del ordenador. Un telefonazo a la Policí­a y en unas semanas el caco es sorprendido en su propia casa, con cara de tonto y el portátil descargando pelis del eMule.

Demasiado tarde para desinstalar el condenado programita, debió de pensar el ladrón. Al menos nos alegramos de que, después de tantos años de investigación y de señales de radio analizadas, el Proyecto [email protected] por fin halla encontrado algo. La pena es que era vida terrestre no inteligente.

Ví­a: ZDNet

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.