Era algo que desde el Gobierno querían atajar cuanto antes y que finalmente se ha acabado haciendo realidad a través de la llamada Ley General de Comunicación Audiovisual. Se trata de la nueva Ley de influencers, que trata de poner coto a las dudosas prácticas que el sector ha ido aplicando desde que este modelo de negocio tuviese su auge. El objetivo es proteger la integridad de ciertos grupos de edades, categorizar el contenido adecuadamente y cumplir con la legislación vigente en materia de publicidad, como veremos más adelante.

Si eres influencer, esto es lo que deberás cumplir a partir de ahora

Antes de hablar de las normas que se deben cumplir para ser influencer, es necesario conocer las condiciones que el Ejecutivo ha fijado para considerar que una persona jurídica o empresa desarrolla este tipo de profesión. Dicho de otra manera, los factores que debe reunir para ser influencer en el plano laboral.

En concreto, el Gobierno ha establecido una definición para identificar a los influencers, basada en tres criterios que deben cumplirse simultáneamente:

  • Generar ingresos de 300.000 euros o más.
  • Publicar al menos 24 vídeos al año.
  • Tener un millón o más de seguidores en una aplicación de intercambio de vídeos, o dos millones o más en todas las aplicaciones.

Todos aquellos que cumplan con estos requisitos deberán asumir ciertas obligaciones, especialmente relevantes en términos de protección de los menores:

  • Solicitar verificación de la edad para restringir el acceso a ciertos contenidos no aptos para menores.
  • Etiquetar los contenidos según la edad adecuada, al igual que sucede con YouTube y YouTube Kids.
  • Declarar de manera explícita el carácter publicitario del contenido, ya sea mediante una etiqueta o bien mediante las propias herramientas que la red social proporcione.
  • Abstenerse de promover productos relacionados con el tabaco, alcohol o medicamentos, conforme a las regulaciones del sector audiovisual.

Por otro lado, para asegurar el correcto cumplimiento de todas estas normativas, el Gobierno establecerá un registro para dichos influencers a través del Registro Estatal de Prestadores Audiovisuales, al cual deberán inscribirse en un plazo de dos meses. En caso de que una infracción se considere «Muy grave», la persona o empresa que se encuentre detrás de dicha actividad podrá enfrentar penas económicas de hasta 1,5 millones de euros, al regirse por las mismas leyes que el sector de la publicidad.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.