LG OLED 55CX6LA

tuexperto RECOMENDADO¿Estás buscando un televisor actualizado para ver películas y lo que está por llegar en el ámbito de las videoconsolas? La apuesta de LG en el mercado de las OLED pasa por este modelo CX6LA con resolución UHD o 4K. Y es que no es solo un panel fino capaz de representar negros puros gracias a su tecnología, también está cargado de funciones de inteligencia artificial para mejorar cuadro por cuadro todo lo que ves en él. Además de estar asistido por Google, Alexa y su propia plataforma ThinQ. Todo ello con conexiones que pasan por los HDMI 2.1 y la tecnología gaming G-Sync de Nvidia. Vaya, un televisor todoterreno que hemos podido probar durante algo más de una semana. Pero para el que tendrás que desembolsar 1.700 euros en su versión de 55 pulgadas. Y es que toda esta tecnología tiene un precio. Pero ¿vale la pena? Sigue leyendo nuestra review para comprobarlo.

Ficha técnica

LG OLED CX6LA
Diagonal 55 y 65 pulgadas
Resolución y tecnología HDR Dolby Vision IQ, HDR 10 Pro, HLG Pro, HDR Effect
Tipo de panel OLED
Procesador P5 AI Perfect Picture Engine
Sistema Operativo WebOS 5.0
Control Mando a distancia con puntero y con voz
Sonido 40 vatios, 3 altavoces (un woofers y dos tweeters), compatible con Dolby Atmos
Conexiones 4 x HDMI 2.1, 3 x USB 2.0, DVB-T2/C/S2, Óptica, Salida de auriculares, Satélite
Conectividad inalámbrica WiFi (802.11ac), Bluetooth 5.0, AirPlay 2, Miracast
Soporte Peana rectangular Alpine. Soporte VESA
Otros Control por voz. Asistente de Google integrado. Funciona con Alexa. Mando con puntero, G-Sync de Nvidia, VRR, ALLM, HDR GiG
Dimensiones (con peana) 55 pulgadas: 1228 x 706 x 46,9 mm sin peana
65 pulgadas: 144.8 x 89.7 x 28 cm
Peso (con peana) 55 pulgadas: 18,9 kg
65 pulgadas: 28.4 kg
Fecha de lanzamiento Octubre de 2020
Precio 55 pulgadas: 2.000 euros
65 pulgadas: 3.000 euros

 

Imagen OLED y todos los HDR

LG sigue apostando por la tecnología OLED para sus televisores de gama alta para ofrecer más calidad en imagen. Lo consigue con su tecnología de píxeles que no necesitan más iluminación que ellos mismos. Esto elimina de la ecuación del panel luces que pueden acabar teniendo fugas, que destellan la imagen y que no consiguen un negro profundo. Y esto último es clave a la hora de percibir la calidad de la imagen. Ahí encontramos la base de los paneles OLED, aunque la tecnología LED de los últimos años le pisa los talones.

imagen OLED y HDR

Así, este televisor OLED cuenta con negros completos que vienen del apagado completo del píxel que no debe representar ningún color o detalle. Esto hace que los colores de los píxeles que sí están encendidos parezcan aún más definidos. El resultado es un contraste realmente alto y la eliminación de problemas como el blooming y destellos. Todo ello en un panel capaz de representar imágenes a resolución 4K (3840 x 2160 píxeles).

Además es capaz de mostrar más mil millones de colores y soporta todos los formatos de HDR que hay actualmente circulando en el mercado. Así que no tendrás problemas en ver tal y como grabó el director series y películas de Netflix, HBO, Blu-ray y cualquier otro soporte o plataforma que haga uso de HDR Dolby Vision IQ, HDR 10 Pro, HLG Pro o HDR Effect.

mando

Hemos podido disfrutar de series como La Maldición de Bly Manor, de Netflix, atisbando cada detalle de los escenarios gracias al alto contraste y la definición en las partes oscuras de la imagen. Las películas de terror se disfrutan más en este televisor OLED, con más detalles por mucho que sean oscuras y tenebrosas. No hay negros grisáceos. Hay detalle en la oscuridad. Todo se ve tal y como el creador quería que se viera. Y es de agradecer.

Eso sí, este panel OLED también tiene sus peros. Y, aunque no ensombrecen la calidad general de un muy buen televisor, son notables para el ojo experto. Por ejemplo, un menor ángulo de visión y un brillo general inferior que en otros televisores. Esto último lo hemos podido solventar eligiendo un modo de imagen Juego o Experto para habitaciones luminosas, que aprovechan al máximo el brillo.

4K

Por cierto, este televisor de LG cuenta con un modo llamado Filmmaker que desactiva la interpolación de fotogramas para dejar de mostrar una imagen realmente fluida y que poco tiene que ver con las sensaciones de las películas. Una buena opción para disfrutar de una sesión de cine, con una experiencia totalmente diferente a lo que se disfruta en un partido de fútbol o en una partida de videoconsola. Todo un punto a favor poder contar con tantos modos: normal, vívido, eco, deporte, juegos, filmmaker y dos para expertos (con o sin luz ambiental). Aunque lo interesante es que este televisor también puede pensar por sí mismo y elegir la mejor forma de mostrar cada imagen.

Procesado de imagen inteligente

Uno de los puntos fuertes es la inteligencia que incluye este LG OLED, de la que hay que separar dos ramas. Por un lado está su asistente y la posibilidad de formar parte de la casa conectada, de lo que hablamos más adelante, y por otro lado está su Inteligencia Artificial para mejorar cuadro a cuadro todo lo que se ve en pantalla. Algo que se debe al procesador Alpha9 de tercera generación que se encarga de entender todo lo que llega al panel.

inteligencia artificial de imagen

Esta característica se presenta en la configuración inicial del televisor. Aquí se nos indica si queremos aplicar el aprendizaje profundo para mejorar cada detalle de la imagen. Consiste en algoritmos que aprenden y mejoran constantemente sobre qué característica de la imagen deben reconocer y mejorar y cuál disimular. En definitiva, algo así como ponerle filtro o ecualizarla cuadro a cuadro para que luzca lo mejor posible. Algo que no solo afecta a la imagen, sino también al sonido. Así que no importa de dónde venga la señal, siempre lo mejora. Consiguiendo mejores resultados con el paso del tiempo.

En una semana de uso estos detalles son complejos de ver en contenidos de alta calidad como los emitidos en Disney+, YouTube o Netflix. Sin embargo, sí afectan a otros como los de la televisión TDT. Aquí el reescalado y la mejora de imagen se aprecian en detalles como rostros y textos que aparecen en pantalla. Y es que, de no ser por esta tecnología y algoritmos, se verían más emborronados y menos definidos. Con ello consigue un reescalado de imagen más que decente para ver en 4K. Teniendo en cuenta que los contenidos de mejor calidad de la televisión apenas alcanzan la resolución FullHD, supone una notable mejora. Aunque queda claro que este panel está pensado para los contenidos de alta calidad. Es aquí donde hemos disfrutado realmente de toda esta tecnología de mejora automática.

IA sonido

Un televisor preparado para las nuevas generaciones de videoconsola

A falta de la llegada de la PlayStation 5 de Sony o la nueva Xbox Serie S de Microsoft, este televisor LG OLED ya está listo para ello. Y es que cuenta con HDMI 2.1, una conexión que asegura que moverá contenido 4K a 120HZ o incluso imágenes de 8K a 60Hz entre las consolas y el panel. Lo que supone disfrutar de la máxima calidad técnica que puedan producir las videoconsolas sin retrasos, parones ni fallos. También cuenta con otras tecnologías como VRR, ALLM y HDR GiG para acomodar la experiencia a un framerate variable, un modo automático de baja latencia y formatos HDR de esta nueva generación de juegos que va a comenzar. Pero no solo es un buen televisor para jugar con videoconsola…

conexiones

Los gamers de PC también pueden aprovecharse de la tecnología G-Sync que LG ya ha implementado en monitores gaming o avanzados. Y que ahora llega a los televisores OLED para sincronizarse a la perfección con aquellos ordenadores con tarjeta gráfica Nvidia. Siempre y cuando soporten esta tecnología. Con ello, cuando hemos conectado un ordenador para jugar, hemos comprobado que no hay deformaciones de imagen ni parones. La experiencia es fluida.

El centro de tu casa inteligente

Ha llegado el momento de hablar del otro apartado inteligente de este TV OLED. El que depende de las conexiones con otros aparatos. Y es que hemos podido convertir este televisor en el centro neurálgico de nuestro hogar durante estos días de prueba. O, al menos, hemos tenido en pantalla todo aquello que podemos manejar o tiene que ver directamente con este panel.

casa inteligente

Gracias al sistema operativo WebOS 5.0, que mantiene su diseño de aplicaciones en una barra móvil en la parte inferior, podemos ir hacia la derecha y acceder al menú de la casa inteligente. Aquí podremos ver todas las conexiones del televisor: desde una barra de sonido, hasta la posibilidad de gestionar o saber el estado de la lavadora, el aire acondicionado, el móvil y otros aparatos entorno a él. Y algunos de ellos incluso los podremos activar o comprobar con el propio mando del televisor.

asistente de Google

Además, este mando cuenta con un botón de micrófono. Al pulsarlo podemos invocar al propio asistente del sistema ThinQ de LG. Pero este televisor también se lleva especialmente bien con el asistente de Google o Alexa de Amazon. Aunque tendrás que configurarlo con una pulsación larga de este botón de micrófono. Así que si necesitamos dar una orden de voz para activar algún dispositivo conectado, o simplemente tener control por voz del canal o el volumen o lo que estamos viendo, podemos hacerlo. Y nos ha resultado realmente cómodo para lanzar contenidos como vídeos de YouTube sin tener que navegar por la barra de aplicaciones.

Diseño minimalista y fino

LG ha reducido a la mínima expresión el diseño frontal de este televisor. Y es que, visto de frente, apenas es un marco plateado con bordes redondeados de tres milímetros de grosor. Todo lo demás es pantalla. Tan solo destaca la peana, metalizada, y que en este caso es un pie que recorre casi de izquierda a derecha el televisor. Sencilla, recta, estilosa y elegante. Una luz roja indica que el televisor está apagado. Nada más. Minimalismo en estado puro que casa con cualquier rincón del hogar y con cualquier estilo: madera, industrial, vegetal…

La tecnología OLED es lo que tiene, que no necesita retroiluminación ni muchas capas para completar el panel. Así que, al mirar de lado este LG OLED verás una mitad superior tan fina de apenas un milímetro y medio de grosor. Eso sí, cerca de la base el televisor crece para dar cabida a todos sus componentes, conexiones y altavoces, claro. En esta parte sus medidas son de 1228 x 706 x 46,9 mm. Y su peso no llega a los 19 Kg.

Por cierto, a pesar de contar con esta forma, el televisor está diseñado con soporte VESA para ser colgado en la pared.

delgado

Buen sonido, pero mejor con una barra acorde

En cuanto al sonido hay que hablar de una potencia bastante generosa de hasta 40W gracias a su sistema estéreo. Esta potencia se reparte en dos altavoces que cubren medios y agudos con 10W cada uno y un subwoofer de 20W de potencia. Lo interesante aquí es que cuenta con la tecnología Dolby Atmos para que estos 2,2 canales consigan una sensación envolvente. Como si fuera un cine. Y sí, hemos podido disfrutar de sobra en un salón de unos 20 metros cuadrados. Todo ello con mejoras gracias a la Inteligencia Artificial que hemos comentado antes, que se encarga de ecualizar todo lo que se reproduce llegue por la vía que llegue.

Buen sonido

Sin embargo, al ser un televisor tan fino, LG parece apostar por el diseño y dejar la potencia y la amplitud de sonido en manos de sus barras. Es aquí cuando la experiencia del sonido se pone a la altura del de la imagen en esta LG OLED. No vas a necesitar una barra per se, pero el conjunto gana enteros si eliges sumar este componente. Nosotros lo hemos probado con la LG SoundBar SN9YG y el resultado es la mezcla ideal. Sobre todo porque esta barra se acomoda al espacio en el que se coloca, midiendo distancias y entorno para modificar el sonido y ofrecer la mejor experiencia.

Barra de sonido de LG

Conclusiones

LG sigue marcando la diferencia con sus paneles OLED. Y este televisor no es sino muestra de ello. Ya no solo supone una calidad extra en aspectos como la resolución, color o contraste. Ahora va más allá para mejorar la experiencia en otros ámbitos como el juego. Y es de agradecer contar con paneles ya preparados para la nueva generación de videoconsolas gracias a su conexión HDMI 2.1 y, también, a diferentes tecnologías de baja latencia y actualización variable.

Conclusiones

En nuestra experiencia hemos disfrutado especialmente del contraste con la luz apagada. Ver una película de terror en este televisor es todo un placer. Además hemos comprobado que es realmente ágil a la hora de encenderse, navegar por las aplicaciones y menús o simplemente llegar a cualquier rincón de WebOS. Aunque hay algunos peros: configurar el asistente de Google o Alexa directamente en la configuración inicial del televisor, un mando estéticamente más favorecedor y acorde al diseño del televisor y, finalmente, algo más de potencia de sonido de serie. Elementos que no empañan su desempeño lo más mínimo, pero que serían la guinda del pastel para este televisor.

LG

Actualmente este modelo CX6LA se puede encontrar en la página web de LG por un precio de 1.700 euros. Un coste rebajado de sus 2.000 euros iniciales que lo hace muy atractivo dada la calidad del panel.

Advertisement

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,