Bitcoin al vertedero

Esta es la sorprendente y surrealista historia de Clifton Collins, un Irlandés que compró entre los años 2011 y 2012 una cantidad de 6000 Bitcoin como inversión con la venta de marihuana. Años después, tras ser detenido por su negocio ilegal, sus Bitcoin tenían un valor mucho mayor, hasta llegar en la actualidad a 53 millones de euros. ¿Qué sucedió con ellos? Ya estando en la cárcel lo acabo perdiendo todo al estilo propio de una película de humor.

Una forma ridícula de perder 53 millones de euros en Bitcoin

Las criptomonedas con el paso de los años han aumentado de valor, de manera que quien hizo una inversión en el pasado ha visto crecer de forma espectacular su capital. Esto fue lo que le sucedió a Clifton Collins. Aunque tuvo el acierto de invertir entre los años 2011 y 2012 en Bitcoin, no ha tenido tanta fortuna a la hora de mantener sus beneficios.

En 2017 este vendedor de marihuana fue detenido y sentenciado a 5 años de cárcel. Además, tuvo un descuido bastante ridículo, que le ha hecho perder sus 53 millones de euros. Dejó en su piso, dentro de una caja de artículos de pesca, un folio A4 con todos los códigos de los Bitcoin impresos. El propietario de este piso no reparó en lo que podría haber ahí, y lo tiró todo a un contenedor. Y esta es la historia de cómo millones de euros van a parar al vertedero sin que se puedan recuperar. Desde luego a Clifton Collins le jugó una mala pasada no haber protegido mejor sus códigos de Bitcoin.

Esto es algo que puede suceder con las criptomonedas, al ser una moneda virtual cuando se adquieren lo que se emite es un código. Cualquier persona que disponga de este código es la que puede acceder y robar estas criptomonedas. Por eso, lo que se aconseja encarecidamente a los compradores es guardar estos códigos en un lugar seguro al que nadie más pueda tener acceso.

Debido al peculiar funcionamiento de cómo se guardan millones de euros en criptomonedas, la historia surrealista de este irlandés no es la única, ni tampoco donde más dinero se ha perdido. El fundador de la empresa QuadrigaCX, Gerald Cotten, murió de forma inesperada. Nadie encontró las contraseñas de sus criptomonedas, que correspondían a 120 millones de euros, y al mes siguiente la empresa entró en quiebra. También le sucedió a Mateo Mellon, dueño de dos bancos de EEUU. Su familia de México nunca logró encontrar los códigos que permitían acceder a 50 millones de euros. Hay muchas historias similares, tanto con personas que han muerto y los códigos para acceder al dinero virtual no han sido descubiertos, como personas que los han extraviado y se han quedado repentinamente sin nada.

Vía: The irish Times

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...