Lenovo Smart Clock

El mundo de los altavoces inteligentes está mutando. Apenas ha comenzado la conquista de nuestros salones, y ya se meten de lleno en el dormitorio. Es el caso del Lenovo Smart Clock que he estado probando durante toda una semana. Un despertador del futuro. Un altavoz inteligente con Asistente de Google que además incluye una pantalla de 4 pulgadas a todo color para mostrar la hora y algunas otras características.

La idea es suplir nuestras necesidades como cualquier altavoz inteligente, pero añadir algunas funciones propias de un despertador con pantalla. Y es que su misión es que nos despertemos serenos, enérgicos y con toda la información de la jornada que nos espera por delante a mano. Todo ello sin olvidarse de controlar el resto de aparatos de la casa. Aquí te cuento cómo ha sido despertarme todos los días al lado de este Smart Clock de Lenovo. Por cierto, un aparato que cuesta 90 euros.

Pantalla 4 pulgadas IPS a 400 x 840 píxeles
Medidas 79,8 mm x 113,88 mm (alto por ancho)
Peso 328 gramos
Acabado Tela gris suave
Procesador Mediatek 8167S de 1,5GHz
Sonido Altavoz de 1,5″ y 3 W (potencia máxima de 6 W) y 2 radiadores pasivos
Baterí­a No (requiere conexión por cable continua)
Memoria RAM: 1 GB
ROM: 8GB eMMC
Conexiones IEEE 802.11 a/b/g/n/ac de doble banda 2,4/5 GHz
Bluetooth 5.0
SIM No
Botones y conexiones físicas Botón de bloqueo de micrófono
Puerto USB con paso de electricidad
Puerto de corriente
Botones de subida y bajada de volumen (parte superior)
Asistente Asistente de Google
Funciones destacadas Despertador inteligente, pantalla con brillo regulable, rutinas del Asistente de Google, volumen regulable
Fecha de lanzamiento Ya disponible
Precio 90 euros

 

El mejor diseño posible para un despertador

Una de las primeras cosas que ha llamado mi atención nada más sacarlo de la caja ha sido su aspecto. Su diseño. Y más aún, su tacto. Es, para mi, el despertador más estiloso que alguna vez ha pisado mi mesita de noche. Su forma de trapecio truncado es vistosa y útil, con la base de esta forma para la pantalla y el pico truncado con las conexciones. Pero es el recubrimiento en tela lo que me ha conquistado.

Es una medida muy inteligente. La textura de esta tela de punto ancho ya ofrece buenas sensaciones, pero su color gris hace que el aparato case con cualquier estilo de dormitorio y material. Da igual que lo plantes sobre una mesa lacada en blanco como es mi caso o que lo coloques en una superficie con madera vista. O cristal, o metal. Sus colores neutros y sus formas curvas hacen que sea vistoso y case con cualquier lugar. Y sí, puedes personalizar la esfera del despertador que se muestra en pantalla, así que la personalización y la decoración no van a ser un problema.

Es realmente compacto. Sus medidas de 113,88 mm (Lar.) 79,2 mm (Anc.) 75,0 mm y 328 gramos peso hace que ocupe poco espacio, así que tampoco requiere una mesita o superficie grandes. Eso sí, tendrás que colocarlo cerca de un enchufe. Como todo altavoz inteligente requiere corriente de manera continua para funcionar. Pero no temas por perder el enchufe para cargar tu móvil. Fue mi primera preocupación al situar este Lenovo Smart Clock en mi habitación, sobre todo porque no hay otro enchufe disponible en mi dormitario. Por suerte, o por un pensamiento práctico de los ingenieros de Lenovo, este despertador cuenta con un puerto USB en su parte trasera. Así que, aunque no es una conexión de carga rápida, tienes opción para cargar el móvil durante la noche. A mí desde luego me ha salvado la situación.

¿Es necesario otro altavoz inteligente en casa?

Fue una de mis primeras dudas al saber que iba a probar durante una semana este aparato de Lenovo. Ya tengo un Google Home Mini en el salón. ¿Podría convivir con respuestas en estéreo? Pues la respuesta es sí. Y, de hecho, no hay respuestas en estéreo, ni se pisan el uno al otro aunque el dormitorio esté al lado del salón, como me ha pasado a mí. Su integración en casa es completa e inteligente, y si le hablas a este Lenovo Smart Clock desde el dormitorio te responderá este, y cuando lo he hecho con el Google Home Mini en el salón ha contestado el de este espacio. Incluso cuando la orden de voz “OK, Google” es la misma para ambos o aunque las posibilidades prácticas sean prácticamente las mismas para uno y otro.

altavoz inteligente

Así que, con este esquema, me he acostumbrado a pedirle al altavoz del salón que reproduzca música cuando estoy allí relajado. Pero si paso por el cuarto a vestirme para salir a la calle y le pregunto al Lenovo Smart Clock qué temperatura hace, es este el que me responde y no el aparato del salón. De la misma manera que, cuando le pido que active la alarma para las 8 de la mañana cuando me estoy acostando es el Smart Clock el que me acaba despertando con su sonido, mientras que el Google Home Mini de mi salón no se inmuta.

Me queda claro, pues, ques los altavoces inteligentes (al menos el de Lenovo y el propio de Google) pueden convivir en paz y armonía sin ningún problema. Mismas acciones pero cada uno en su espacio. Algo que, por supuesto, hay que configurar en la aplicación Google Home correctamente, creando el ambiente del salón y el dormitorio con sendos aparatos, al menos en mi caso.

alarmas

Pero ¿añade suficientes características este despertador como para querer meterlo en casa? La respuesta a esta pregunta es más compleja. Desde luego cuenta con sus propias características para presumir como despertador inteligente (lo cuento en el siguiente punto), y permite la convivencia con otro altavoz inteligente. Ahora bien, si despertar tranquilo, poder usar un altavoz inteligente como marco de fotos digital o tener música y asistente en cada habituacion son una ventaja para ti entonces ahí tienes la respuesta.

¿Despertador inteligente o altavoz inteligente?

La respuesta a esta pregunta es, sin duda, la primera opción. Lenovo ha creado un despertador inteligente con las mismas habilidades que un altavoz inteligente. Pero no busques en este Smart Clock una pieza para completar tu equipo de sonido. No olvides sus dimensiones, acabado y pretensiones. Lo interesante aquí es su inteligencia no su capacidad de reproducir música.

Beyoncé

Aun así he de decir que la potencia de 6 watios que incluye gracias al altavoz de 1,6 pulgadas y sus dos radiadores pasivos es más que suficiente para llenar mi dormitorio e incluso el salón. Su potencia de sonido es bastante sorprendente para su tamaño tan reducido. No distorsiona ningun sonido y se escucha bastante bien teniendo en cuenta todo esto.

Un despertador que te despierta con mimo

La gente de Lenovo dice que este aparato está hecho para el descanso, y la verdad es que cuenta con unas cuantas características que querrías para tu despertador analógico. Sobre todo si eres una persona preocupada por el descanso y que no quiere sobresaltos a primerísima hora de la mañana.

google fotos

Una de estas características tiene que ver directamente con que el Lenovo Smart Clock cuente con un sensor de luminosidad integrado. Una característica que, como en los móviles, permite regular la cantidad de brillo del panel. Y lo hace automáticamente por defecto. Es decir, que si hay poca luz o estás a oscuras en la habitación el brillo se reduce al mínimo para evitar desvelarte, pero siendo capaz de mostrar la información en la pantalla. Sin embargo, si hay mucha luz la pantalla llega incluso a cambiar su fondo oscuro por uno claro para que puedas ver la hora perfectamente, y el brillo alcanza el nivel 10 para que ningún reflejo de la pantalla o la excesiva luminosidad te impida ver lo que se muestra. Pero esto no es solo interesante cuando duermes, por ejemplo.

El Lenovo Smart Clock te pregunta, cada vez que estableces una nueva alarma, si quieres un despertar progresivo. Se trata de una forma “inteligente” o más amable de despertarte por las mañanas. 30 minutos antes de que suene la alarma establecida el brillo de la pantalla irá aumentando progresivamente para tratar de sacarte de tu sueño profundo de manera sutil. Una especie de preparación de cara al despertar que evitará que te asustes, que te sientas fatigado desde primera hora y que, en definitiva, te levantes más enérgico y de mejor humor. Lo he probado y tengo que decir que el susto del despertador es menor, pero supongo que esta característica es demasiado relativa a la calidad y profundidad de sueño de cada persona. Quizá con una prueba de un mes  podría comprobar realmente si la calidad de mi despertar es mejor. Hasta donde lo he probado solo puedo confirmar que el sistema funciona como dice.

relojes

Otra característica interesante pensada para el sueño o para un despertar un poco más relajado es uno de los modos de apagados del despertador. Y es que puedes, si tu adormilado cerebro te lo permite, decir “OK Google, silencio” para apagarlo por voz. O tocar en el botón de apagado de la pantalla táctil. Pero si las legañas no te dejan llevar a cabo esta opción y aún estás dormido puedes lanzarle un manotazo en la parte superior del aparato. Este gesto hará que, con más o menos delicadeza, pulses alguna de las teclas físicas de la parte superior para controlar el volumen del Lenovo Smart Clock y que puedes retrasar 5 minutos lo inevitable. Esto no lo hace ningún otro altavoz inteligente.

Aparte hay otros recursos que sí he usado más en estos días de prueba. Es el caso de las rutinas propias del Asistente de Google. Se ha integrado a la perfección con la que ya tenía de “buenos días”, ofreciéndome información del tiempo, un repaso de mi calendario de Google para el día y las noticias del día. Todo ello con solo decir “OK Google, buenos días”. Pero también me ha invitado a crear una rutina de “buenas noches” con reproducción de ruido blanco y la atenuación de mis luces inteligentes. Una escena ideal para leer un rato antes de dormir. Sí, mi Google Home Mini también lo podría hacer, pero no es lo mismo tener el altavoz al lado de la cama para reproducir bajito el romper de las olas del mar…

no molestar

Además de todo esto la interfaz ayuda a que todo se centre en lo que sería actualizar el radio-despertador clásico a un aparato inteligente del siglo XXI. Solo hay que realizar gestos hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados con el dedo por la pantalla para saltar entre menús y opciones. Arriba el control de No molestar y otras opciones de conexión. Abajo los ajustes y el control del brillo. A los lados el modo descanso y el menú de alarma. Solo cambia la forma de elegir el diseño del reloj, que se hace con una pulsación prolongada sobre la pantalla. La variedad es bastante amplia, con opciones digitales y analógicas más o menos modernas. Pero lo que más me ha gustado es la opción de vincular mi cuenta de Google Fotos para escoger varios álbumes y mostrar así fotos de fondo. Sin que ello impida ver la hora y la informacion del tiempo siempre visibles.

Todo lo bueno del Asistente de Google en un despertador

Para quienes tenemos un altavoz inteligente este Lenovo Smart Clock puede que no sea un gran descubrimiento. Al fin y al cabo es un aparato muy similar con una pantalla táctil y unas cuantas funciones extra. Sin embargo, no deja de ser una herramienta neurálgica para la domótica. Y es que integrar el Asistente de Google significa tener compatibilidad con el resto de aparatos inteligentes o conectados que están por la casa. Cosas que puedes controlar con órdenes de voz incluso desde la cama.

Por ejemplo, si contamos con un enchufe inteligente al que hemos conectado la cafetera, podemos integrar hacer el café con la rutina de buenos días. O pedirle a este Lenovo Smart Clock que active dicho enchufe para que todo se ponga en marcha. Y lo mismo con electrodomésticos compatibles conectados como el televisor, la lavadora, el aire acondicionado, persinas inteligentes, el aire acondicionado… Todo ello controlado con sencillas órdenes de voz precedidas por “OK Google”.

Conclusiones tras una semana de uso

Era excéptico en un primer momento a la hora de meter otro altavoz inteligente en mi casa. ¿Para qué? Pensaba. ¿Tiene sentido enfocarlo al sueño y al descanso? ¿Y sumarle una pantalla? Tras una semana de uso mis dudas quedan disipadas. Si ya tienes todo conectado en casa este Lenovo Smart Clock añade, además, nuevas funcionalidades a tu dormitorio, con la intención de mejorar tu descanso en la medida de lo posible. O al menos para llevar el Asistente de Google hasta tu cama.

conclusiones

El diseño es otro de los puntos que me ha conquistado. Está muy bien pensado para que destaque como elemento decorativo y además no termina de robar el enchufe de tu mesita para tu móvil, ya que incluye el puerto USB para conectar el cable de este.

Así que solo su precio de 90 euros es la barrera que puede ponerse entre ti y tu despertador inteligente. Un coste bien justificado si lo que buscas es un aparato conectado e inteligente que además es elegante.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...