ojo-humano

Que un ojo humano pueda caber en un chip ya no es cosa de ciencia ficción. Qué va. Aunque el ojo humano sea uno de los mecanismos más complejos del cuerpo humano, este equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania ha sido capaz de crear un ojo humano artificial. Lo ha hecho a través de un chip, un avance que podría cambiar para siempre la manera en que la ciencia estudia nuestros ojos.

La proeza ya ha sido descrita en la revista Nature Medicine y es el producto de la colaboración entre un equipo de oftalmólogos y bioingenieros. Juntos han logrado construir un chip transparente con forma de octágono. Es tan pequeño que apenas alcanza el tamaño de una moneda.

Pero, ¿cómo es por dentro y por qué podemos decir que se trata de una réplica de ojo humano? En el corazón del chip hay una especie de lente de contacto que contiene células de la capa frontal del ojo, que es la córnea. Estas se combinan con células de la conjuntiva, ubicadas en la superficie del ojo.

El párpado lo han hecho con una especie de rectángulo de gelatina que puede deslizarse sobre la lente y que, como es lógico, imita el parpadeo de un ojo real. De este modo y a través de los pequeños canales que se han creado, se pueden generar lágrimas.

Crear un órgano como el ojo: un verdadero reto

Cuentan, y es evidente, que una de las mayores dificultades ha sido la de crear un órgano que funciona en nuestro cuerpo de manera subconsciente. No pensamos que debemos parpadear y sin embargo lo hacemos para mantener el ojo hidratado.

El parpadeo era una de las características más importantes que el equipo de Dan Huh, principal responsable del proyecto, quería reproducir en este ojo de pega. Buscaban la manera de crear lo que nuestro ojo crea naturalmente: una delgada película sobre la superficie del mismo.

Este reto permitió a los científicos, además, recrear el Síndrome del Ojo Seco, una afección que provoca graves molestias debido a la falta de hidratación. Lo que hicieron para reproducir la problemática fue hacer que el ojo parpadeara menos: de doce a tan solo seis veces por minuto.

A través de este experimento pudieron probar un medicamento que luego han descubierto que puede reducir la inflamación de las personas que sufren esta patología, lo que nos enseña que además de ser un experimento fabuloso, el del ojo en un chip es una excelente herramienta para seguir investigando sobre el funcionamiento de este órgano.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...