Dos jóvenes mueren por hacerse un selfie en Orihuela

Ocurría sobre las siete y media de la tarde del pasado día 3 de julio en Orihuela, una localidad costera de Alicante. Dos hombres de nacionalidad británica caían al vacío, precipitándose desde 12 metros de altitud desde la balaustrada del paseo marítimo de Punta Prima. Uno de ellos falleció en el acto, mientras el otro sobrevivía al impacto, muriendo horas más tarde debido a las heridas causadas por un politraumatismo. Según parece, cayeron sobre una caseta de socorristas que se encontraba bajo el paseo marítimo. Según fuentes municipales, la balaustrada que recorre el paseo se encuentra en perfectas condiciones y la Guardia Civil apunta a una imprudencia como causa del accidente.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Hay que tener cuidado a la hora de hacerse un selfie

Desde 2014 han muerto, en todo el mundo, 49 personas por accidentes sufridos al hacerse un selfie. La edad media de las víctimas era de 21 años y la gran mayoría eran hombres. Estos datos han sido recogidos de la web Priceonomics que apunta, también, que los selfies son, sin duda, un fenómeno que cala entre los más jóvenes, ya que el 30% de todos los selfies (el porcentaje más alto en cualquier horquilla de edad analizada) estaban hechos por personas de entre 18 y 24 años. Si ampliamos más la horquilla de años, los datos pueden ser estremecedores: desde 2011 y hasta 2017 murieron 259 personas al intentar sacarse una autofoto, cifra cinco veces mayor que la de muertos por ataque de tiburones. Esta cifra puede convertirse en un cliché y perder su fuerza original, pero no por ello deja de ser menos real y escalofriante. Al final resulta que un like puede ocasionar más daño que la mandíbula de un escualo.

selfie

Pero no vayamos a tirar de demagogia ni a ponernos a llorar pensando que ahora los jóvenes están echando su vida a perder. Si ponemos la cifra de las víctimas en perspectiva podemos ver como se subieron a la red, en un solo año, más de un millón de selfies. Esto no quita a que, quizás, estamos subestimando la peligrosidad de hacernos una foto en según qué lugares. Y si es complicado pedirle a un adulto que utilice el sentido común, pídanselo a un chico que apenas ha superado la mayoría de edad.

selfies muerte 02

Estos son algunos de los casos de selfies mortales más impactantes que conocemos.

  • Una pareja australiana falleció tras caer más de 30 metros de altura en la muralla de la Playa de los Pescadores en Cascáis, Portugal. Tenían 40 y 30 años. Al intentar sacarse un selfie, el teléfono podría haber resbalado y, al intentar cogerlo, se cayeron.
  • Un taxista hindú paró para ‘ir al baño’ en medio de un bosque y, al ver un oso herido, no tuvo una mejor idea que acercarse para hacerse un selfie. El animal acabó con su vida agarrándolo por la cabeza.
  • Un ciudadano ruso de 26 años murió mientras se hacía un selfie con una granada en la mano. Hay quien apunta a que pudiera ser un suicidio ya que la granada no llevaba la anilla colocada. Otros aseguran que el chico podría pensar que, mientras la granada no fuese lanzada, no iba a explotar.

Es complicado dar consejos a la hora de no hacerse un selfie que pueda poner en peligro nuestra vida. Es algo que debe ir parejo a la educación, como la de mirar a los lados cuando se cruza una carretera o no ir conduciendo y mirando el móvil a la vez. Desde aquí solo te podemos decir que, simplemente, no te juegues la vida por una foto.